¿Por qué existe todo?

Nuestra entera realidad está dividida en dos partes: La develada de la que estamos conscientes y la oculta de la que no sabemos nada. A través de avanzar en la ciencia convencional, podemos ciertamente ampliar nuestro conocimiento de la parte evidente de la realidad, pero sólo a través de refinar los mismos cinco órganos sensoriales que siempre hemos tenido y nada más. Sin embargo, esto no nos permitirá hacer un salto cuántico y descubrir una nueva dimensión.

La Cabalá dice que podemos desarrollar un sentido adicional que nos permitirá percibir la realidad que está más allá. Pero, debemos estar conscientes de que la encontraremos opuesta a la que vemos hoy. Hoy día nuestra percepción de la realidad depende de nuestra habilidad de absorberla por medio de nuestros cinco órganos sensoriales corporales: vista, oído, gusto, olfato, y tacto. Las sensaciones provistas por esos órganos son llamadas nuestro mundo.

Pero tenemos una habilidad de desarrollar percepciones adicionales. No significa que recibimos brazos adicionales, piernas, sabores, o tales cosas, sino salir de nuestro yo a través de desarrollar otros cinco órganos de percepción: Keter, Jojmá, Biná, Zeir Anpin, y Maljut. En esos órganos de percepción extra, que son completamente opuestos a los corporales, comenzamos a percibir todo lo que tiene lugar fuera de nosotros.

                                

 Esto significa que nuestra percepción llega a ser ilimitada y salimos a un espacio abierto interminable. Vemos todos los mundos. Nuestra habilidad de percibirlos depende solamente de cuán desarrollados están nuestros órganos espirituales de percepción. No estamos limitados a nuestro cuerpo que está circunscrito a cuánto podemos consumir hasta saciarnos. Ahora todo depende de cuán lejos podemos expandirnos.

 

Entonces comenzamos a alcanzar todas las fuerzas, pensamientos, deseos, tareas, y el propósito de la creación: el mundo entero a nuestro alrededor. Comenzamos a entender qué está pasando dentro de nosotros. En contraste, sin este conocimiento, nunca entenderemos qué está sucediendo a nuestro alrededor y cómo nos impacta, ni en el mundo ni en nosotros mismos.

La ciencia que enseña cómo salir del yo y develar la vida en la dimensión Superior  es llamada la sabiduría de la Cabalá. Cuando finalmente salimos de nuestro ego y comenzamos a explorar el universo, descubrimos el propósito de la creación, porqué existe todo.

Cuando salimos de nuestro yo, nos liberamos de las restricciones de nuestro diminuto cuerpo y nos elevamos por encima del tiempo, movimiento, y espacio; es decir, nos elevamos por encima de la percepción corporal de la realidad en sus tres ejes coordenados: arriba-abajo, izquierda-derecha, adelante-atrás. Dejamos de experimentar el tiempo dado que no hay tiempo en esa realidad. Vemos causas y efectos, significa que recibimos propiedades y habilidades absolutamente nuevas, fuera de la conexión a nuestro cuerpo animado.

De la misma manera en que somos capaces de ver, y entender a una persona directamente frente a nosotros, tenemos que conocer y comprender la realidad completa llamada el Creador o la Fuerza Superior. ¡Por lo tanto, nos sentiremos peor y más restringidos en nuestra realidad limitada hasta que encontremos una manera de salir de esta hacia el mundo abierto!

(De la cuarta parte de la lección diaria de Cabalá del 9 de Julio 2010, artículo, La sabiduría de la Cabalá y su esencia.)

Material Relacionado:

El convertidor de la fuerza física a la espiritual

La libertad del ángel de la muerte

Distintos e iguales al mismo tiempo

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta