La perfección de HaVaYaH

thumbs_Laitman_036[1]El Zohar, Capítulo Vaietze (Y Iaacov salió),” Ítem 176: Las llaves a los tesoros se encuentran en su mano derecha. Estos son el tercer discernimiento que ella hizo descender con ella desde Ima al Jardín del Edén, la luz de Jasadim, cuyo lugar se halla en la mano derecha, que viste a Jojmá, y que se llama, “las llaves de los tesoros”, pues abren los tesoros de la sabiduría. Sin ellas, todos los tesoros de la sabiduría permanecerían ocultos, como una cerradura y un cerrojo.

 ¿Qué es lo que la sabiduría de la Cabalá nos está diciendo? Nos explica cómo hacer uso de los cambios dentro de nuestros deseos, en los cuales tenemos un cierto control, para llegar a ser semejantes al Creador. Todos los deseos están equipados con la estructura original, llamada HaVaYa, que no puede cambiar. Todo el material de la criatura, que hizo el Creador, recibió su sellado original, su modelo verdadero, que se llama Yud-Hei-Vav. Por supuesto, pues de lo contrario, este material no percibiría la Luz que viene desde el Creador. Y es por eso que este sellado debe hallarse en el material, pues de otra forma, no habría criatura; esto es, algo que siente: 1) que recibe, y  2) que recibe del Creador.

Por consiguiente, HaVaYa significa el mínimo por debajo de lo cual no hay una criatura. La Luz debe expandirse a través de las cuatro fases del deseo. Esta forma debe existir en el material. Una vez que la criatura ya tiene este sellado original del Creador, aprendemos las formas que la criatura asume, adopta del Creador a medida que comienza a crecer en su semejanza con Él.

HaVaYa es la estructura perfecta. Su perfección reside en que ya sea,  el material de la criatura no hace nada, mientras que el Creador pone su sello en todo, o, que la criatura hace todo, convirtiéndose en semejante al Creador y existiendo en un HaVaYa perfecto.

Para que la criatura exista en un HaVaYa  perfecto siendo semejante al Creador, debe otorgarle de vuelta a Él las diez Sefirot de la Luz Reflejada, afines a las diez Sefirot de la Luz Directa del Creador. ¿Cómo sería esto posible? Es posible, si la criatura tiene el poder de otorgar, que la eleva de Maljut hasta Keter.

 (Extracto de la segunda parte de la lección diaria de Cabalá del 28 de junio 2010. El Zohar)

Material Relacionado:

El libro del zohar- capítulo, “el conductor de asnos” parte I

El libro del zohar – capítulo “El décimo mandamiento”

El libro del zohar – capítulo abraham

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta