Cuando la espiritualidad se convierte en nuestra vida

thumbs_Laitman_183_04[1]Introducción al Libro, Panim Meirot uMasbirot, Ítem 3: Esta fuerza de sentir en el Animado es muy limitada en tiempo y espacio ya que la sensación no funciona aun en la distancia más corta fuera de su cuerpo. Tampoco siente cualquier cosa fuera de su propio tiempo, queriendo decir que en el pasado o en el futuro, pero sólo en el momento mismo presente.

Encima de ellos está el Hablante. Este consiste en una fuerza emocional y una fuerza intelectual en conjunto. Por eso su poder es ilimitado ante el tiempo y el espacio atrayendo lo que es bueno para este y rechazando lo que lo daña, como el Animal.

Esto es así debido a su ciencia, siendo una materia espiritual que no es limitada a un tiempo y un lugar. Uno puede enseñar a otros en cualquier parte donde ellos estén en la realidad entera, y también en cualquier momento y todas las generaciones.

 Cuando leemos estos libros, nos asombramos de la inmensa sabiduría de los cabalistas que los escribieron. Pueden escribir miles de historias acerca del mundo espiritual pues está abierto para ellos. Sencillamente nos dicen lo que ven.

Un cabalista ve el mundo de extremo a extremo; ve todas sus fuerzas interiores y conexiones. Toma una sección y comienza a explicarla. Todas sus descripciones reflejan una sabiduría inimaginable y son un sorprendente descubrimiento para nosotros. Estamos maravillados de cuánto sabe acerca de estas cosas. Sin embargo, no requiere tener una inteligencia privilegiada para ello; sencillamente ve esta imagen frente a él porque ha cambiado su naturaleza. 

Por consiguiente, si pensamos que podemos alcanzar lo que está escrito utilizando nuestro cerebro, sistemáticamente organizando todo en nuestra mente, estamos muy equivocados. Eso no nos será útil. Necesitamos elevarnos a un nivel espiritual y entonces aquello de lo que hablan los cabalistas se convertirá en parte de nuestras vidas. Comprenderemos naturalmente que las cosas son justo como los cabalistas las describieron y no pueden ser de otra forma. 

Leemos los artículos y los libros para atraer la Luz que Reforma. Y cuando regresemos a la Fuente, todos esos conceptos van a “ingresar” en nosotros  y se volverán obvios. Van a suceder en nuestro cuerpo espiritual.

Por lo tanto, no debemos desesperar si no podemos comprender todo este material con la mente. Necesitamos desear el cambio interior para que todo esto se convierta en nuestra propia naturaleza y entonces no se necesitarán palabras. Al igual que es muy natural que vea piedras, plantas, animales y personas a mí alrededor, veré la realidad espiritual igual de claro. Cuando el mundo espiritual se me revele, dejará de ser para mí una ciencia; sencillamente se convertirá en mi vida.

No se preocupen, nadie los va a examinar sobre el conocimiento adquirido o pedir que memoricen.  Esto no les ayudaría en nada. Permitan que lo que leyeron se esfume de sus cabezas; tener una intención es todo lo que importa. El resto no es tan importante, incluso si me olvido de lo que he aprendido un segundo antes. Lo esencial es nunca olvidar la meta y la actitud correcta hacia los estudios.

 (Extracto de la tercera parte de la lección diaria de Cabalá del 27 de junio 2010, Introducción al Libro Panim Meirot uMasbirot)

Material Relacionado:

La recompensa espiritual siempre llega con un bono

Una fórmula simple para la vida espiritual

Convertidor del alma

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta