El Convertidor de la fuerza física a la espiritual

thumbs_laitman_528_02[1]El Creador llena la conexión entre nuestras almas y Él. Estar cerca de otras almas significa estar cerca del Creador y tener la habilidad de comenzar a percibirlo a Él llenando nuestras conexiones como Luz, otorgamiento y amor. Este deseo de unirnos con otras almas debe ser constante y no momentáneo, debe crecer continuamente. Si el deseo se enciende de inmediato y luego se apaga, entonces no es suficiente. Nosotros debemos lograr alcanzar esos estados, acumularlos  y mantenerlos continuamente.

Garantizado, una persona no puede alcanzar esto a través de sus propios esfuerzos. El hombre no es capaz de controlar sus deseos y esta es la razón por la que se le es otorgado el grupo. Los deseos serán renovados de dos maneras simultáneamente: de acuerdo a la cadena de información acumulada y grabada (Reshimot) y debido a la influencia del entorno. Una persona no determina nada por ella misma.

Nuestros errores radican en el hecho de que nosotros escuchamos a nuestro ego que tiende a afectar a la fuerza, empujándonos en la dirección incorrecta. La dirección correcta es la de inducirnos nosotros mismos pero sólidamente a través del grupo. Solo a través del grupo yo puedo impactar mi alma, mientras que por mi cuenta, no tengo ninguna razón para alcanzarla directamente. Mi alma reside en mi conexión con los otros, en esta manera indirecta, yo soy capaz de afectarme a mí mismo.

¿Puedo yo cambiar mis genes o cromosomas y cambiar algo en mi mismo con mis propias manos? ¡Por supuesto que no! Pero hay un dispositivo- el grupo- con la ayuda del cual yo puedo hacerlo. Así es que yo manipulo este dispositivo con mi palanca: Aplico acciones corpóreas simples afectando así a mi entorno. En su turno, el entorno me afecta en el nivel espiritual. La esencia de este milagro es la oportunidad de seguir transformándome a mí mismo hasta que me convierta equivalente al Creador.

untitled.bmp 07.07.10

A través de mis acciones físicas en este mundo, yo influyo a otros cuerpos. Otros, a través de esos cuerpos son capaces de afectarme a mí, a mis propiedades espirituales, que son mi alma. Yo mismo no puedo impactar mi alma y no importa cuán fuerte lo desee. Es un mecanismo muy simple cuyo principio es que sólo la conexión entre nosotros nos guiará a la revelación del Creador.

(Extraído de la primera parte de la lección diaria de Cabalá correspondiente al 06 julio 2010, Artículo, Y el Señor apareció ante él en la planicie de Mamré.)

Material Relacionado:

Un dispositivo eterno, movido por el otorgamiento

¿Para qué necesito este mundo?

Nuestra tarea es adherirnos al superior

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta