El Corazón que habla.

Una plegaria, una súplica por la corrección, es el más natural de los deseos, pero el problema es que nuestro corazón no quiere lo que se necesita. Nuestros deseos están corruptos y por eso  leemos artículos escritos por los cabalistas, para que aprendamos las peticiones que debemos formular en nuestro corazón.

Primero  necesitamos corregir nuestros deseos. Cuando una sensación del Creador se revele en el  primer deseo más mínimo y corregido, sabremos exactamente lo que debemos pedir para acercarnos a Él cada vez más. Por esta razón, los sabios de la Gran Asamblea (Anshei Knesset ha Gdola), en donde todos eran grandes cabalistas, escribieron un libro de rezos para nosotros, para  que cada uno pueda leer al menos lo que un corazón corregido debe pedir. Cuando abrimos un libro de rezos, necesitamos recordar que estamos leyendo acerca de estados muy elevados, los cuales necesitamos lograr.

Junto con el libro de rezos, necesitamos un mentor sabio que nos enseñará cómo hacer que nuestro corazón desee aquello de lo que habla la oración. Después de todo, el asunto no es sólo repetir las palabras escritas, sino lograr la sensación en lo profundo de nuestros corazones. El corazón de una persona debe pronunciar todas las palabras de un rezo. 

(Extracto de la primera parte de la lección diaria de Cabalá del 11 de Julio 2010, artículo, La importancia de la oración de muchos.)

Material Relacionado:

¡Busquen al maestro!

¿Cómo saber si has encontrado un verdadero cabalista?

Una llamada telefónica al mundo espiritual

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta