El origen de mis genes espirituales

Séptima parte del Estudio de las Diez Sefirot por Baal HaSulam, conversaciones sobre el descenso de los mundos de Arriba hacia abajo y su ruptura. Tenemos que saber esto para poder comprender la naturaleza de las cosas y por lo tanto entender cómo ascender mediante nuestra preparación para esta elevación, con pequeñas correcciones y con acciones indirectas adicionales.

Cada una de nuestras pequeñas acciones es la base para una mayor en el futuro. Durante el descenso de los mundos, una inmensa ruptura dio nacimiento a un sinnúmero de acciones menores. Y ahora, durante la ascensión de abajo hacia arriba, estamos llevando a cabo numerosas acciones menores, que dan lugar a un gran acto de corrección. De este modo, las correcciones pequeñas se funden en un estado final completamente corregido: Gmar Tikún.

Sin duda, estudiamos principalmente para atraer la Luz que Reforma. Aún así, tenemos que ser un tanto conscientes de los procesos que ocurren en la espiritualidad. Estudiamos la ruptura de los mundos con tanto detalle con el fin de justificarlo y entender por qué fue necesario.

Gracias a la ruptura, estamos “abajo” en este mundo, pero tenemos toda la información necesaria (Reshimot) para ascender y alcanzar nuestra corrección completa. Sólo falta la Luz Superior que recoja todos estos datos y los conecte con nuestra materia (el deseo) y la consecución de uno sobre otro.

Las Reshimot son algo parecido a un programa de ordenador. Si tuviera que instalar algún software en mi ordenador, organizaría el contenido de manera que el programa lo dictara, adoptando la forma del propio programa. Las Reshimot funcionan exactamente igual. Tengo que “coser” (actualizar) cada nuevo Reshimó en mi materia para que éste la “formatee”, “organice”, “sistematice” y “esculpa” de una manera específica.

Tengo un gen de información (Reshimó), y la materia (el deseo) también está siendo revelada. Mi tarea es poner uno sobre el otro y organizarlos correctamente, lo que se hace mediante la Luz Circundante. En otras palabras, tenemos dos elementos necesarios, sólo falta el tercero: la fuerza del Creador.

Esta séptima parte del TES (Talmud Eser Sefirot – El Estudio de las Diez Sefirot) habla de la ruptura de los mundos, explica de dónde proceden los genes informativos, y nos ayuda a sentir nuestra esencia.

(De la tercera parte de la lección diaria de Cábala, TES, del 15 de julio de 2010.)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: