La vida y la muerte

Pregunta ¿La Luz que las personas ven durante la muerte clínica, que les proporciona una sensación de paz, tiene algo que ver con la Luz Circundante?

Respuesta: Este tipo de sensación es un fenómeno psicológico común durante la muerte clínica. Yo lo experimenté cuando estuve en coma durante una semana y estoy consciente de sus efectos. Es una reacción fisiológica del cuerpo.

¿Por qué un cuerpo animado recibiría Luz solamente porque está muerto? ¿Por qué podría uno pensar que la muerte del cuerpo físico implica alguna corrección? Después de la muerte, el cuerpo permanece en el nivel animado, igual que cuando estaba en vida. ¿Qué efecto podría tener en el alma?

Lo único que afecta al alma es la corrección. Inversamente, si el alma sencillamente sale del cuerpo sin haber realizado ningún trabajo espiritual, ¿por qué tendría derecho a recibir la luz? Esto sería como la “vergüenza”, “el pan que no es de él”. Si tú alcanzaras el Mundo Superior gracias a la Fuerza Superior que te opera desde tu nacimiento hasta el día de tu muerte, ¿entonces en dónde se encontraría tu libertad de elección y tus esfuerzos conscientes? ¿Si yo, por medio de mi propio esfuerzo, no formara dentro de mi mismo una vasija capaz de percibir el Mundo Superior, cómo sabría que se trata del Mundo Superior?

No recibimos nada después de la muerte de nuestro cuerpo, debido a que éste permanece en el mismo nivel animado como cuando estaba con vida. Lo único que queda después de la muerte son las Reshimot (los registros de los datos informativos). Pero, si una persona no realizó las Reshimot, nacerá en un nuevo cuerpo con las antiguas Reshimot.

En el cuerpo físico de carne, no hay nada de espiritual o sagrado. Respetamos el cuerpo de un difunto porque para nosotros representa al alma. Por lo tanto, en nuestro intento para imitar los actos espirituales superiores, realizamos estos rituales. Si hiciéramos lo mismo a través de las fuerzas del alma, entonces estaríamos llevando a cabo correcciones verdaderas.

Baal HaSulam escribió, “No me preocupa en donde entierren mi bolsa de huesos”.

(Extracto de la cuarta parte de la lección diaria de Cabalá del 16 de Julio 2010. Artículo, La esencia de la sabiduría de la Cabalá.)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: