No pierdas la cabeza

La creación es un deseo vacío, en tanto que el Creador es la Luz. ¿Cómo pueden conectarse estos dos opuestos: el vacío y la Luz? Si no lo hacen, la criatura, cuya naturaleza es un deseo vacante, permanecerá vacía para siempre. ¿Cómo pueden conciliarse estos dos opuestos? Después de todo, conforme a la ley de equivalencia de forma que gobierna a la naturaleza, no se pueden aproximar y fusionarse, lo mismo que no pueden hacerlo los polos norte y sur.

Por lo tanto, es evidente que se debe mezclar el deseo de recibir y el deseo de otorgar. En la “cabeza” (Rosh), se despierta la intención de recibir para otorgar, en tanto que en el “cuerpo” (Guf), aparece una fuerza egoísta para recibir sin la intención de otorgar, sino recibir para sí mismo. Así es como sucede el rompimiento entre la “cabeza” y el “cuerpo”. Hay una pérdida de conexión entre ellos, junto con la habilidad de pensar y actuar al unísono. Hay un pensamiento en la “cabeza”, pero un deseo completamente diferente en el “cuerpo”. El corazón y la mente no son como uno solo.

(Extracto de la cuarta parte de la lección diaria de Cabalá del 7 de julio 2010, Introducción al Libro Panim Meirot uMasbirot.)

Material relacionado:

El hombre comienza con experimentar la ruptura
Una chispa de la memoria acerca del futuro
Desde el punto en el corazón hasta Maljut del infinito

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta