Una licencia de conducir para controlar la vida

Toda persona es un trabajador del Creador aun cuando no conozca o sienta esto. Supón que tu “carro” tiene una máquina que causa que avance. En realidad, es el Creador quien la mueve al suministrarte sufrimiento por detrás y atrayéndote con el placer por delante. Por lo tanto, tu “carro” rueda ya sea que quieras o no, dado que huye del sufrimiento en dirección del placer.
Sin embargo, viene el momento cuando tienes un “Jeep” que el Creador no mueve. Necesitas pedirle tú mismo que Él lo encienda. Y cuando recibes una fuerza de Él, puedes moverte de tu sitio sólo al grado en que se lo pidas. En otras palabras, tú y Él trabajan como socios.

Inicialmente no sabías hacia adónde iban, por qué, o con qué propósito. Simplemente rodabas hacia adelante sin pensarlo. Viviste muchas vidas de esta manera inconsciente. Avanzaste, pero sólo como un animal que huye de los golpes. Está escrito que tal vida es una existencia animalesca, es decir que no sabes de dónde vienen tus deseos y por qué actúas como lo haces. Todas las personas viven así, por ahora.
Sin embargo, recibes el punto en el corazón y surge una conexión con el Líder. Comienzas a pedirle conscientemente que te haga avanzar. Ahora deseas aprender el camino y alcanzar la meta en lugar de sólo deshacerte del sufrimiento y recibir placer. Es la verdad lo que te interesa ahora. Este objetivo no está conectado con el placer; lo que importa es que es la verdad. Por el momento, estás siendo movido por una mentira. Por lo tanto, pides se te de la fuerza de la Luz para poder avanzar hacia la verdad a pesar de tus sensaciones.
Una persona viene a estudiar, dejando mediante esto el avance de “amargo a dulce” y entra al movimiento de “falsedad a verdad.” A pesar de sus sensaciones, se mueve de las consideraciones de los sentimientos a las consideraciones de la mente.

Sin embargo, se requiere tiempo hasta que “enciende el carro y comienza a moverse”. El necesita además pasar la “prueba” y obtener la “licencia de conducir”. Esto es llamado “el periodo de preparación” que dura hasta que finalmente eres capaz de sentarte en el carro y conducir.

(Extracto de la cuarta parte de la lección diaria de Cabalá del 13 de Julio 2010, Introducción al Libro Panim Meirot uMasbirot.)

Material Relacionado:

Al corregirte verás la verdad

Paz en el mundo

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: