Una plegaria por la sociedad

Se cree que una plegaria colectiva ocurre cuando una persona eleva su plegaria entre otros que están rezando al mismo tiempo. Pero, aquellos que están más conscientes espiritualmente creen que una plegaria colectiva es una petición por la sociedad. Tal plegaria es aceptada inmediatamente por el Creador, mientras que un plegaria egoísta (cuando una persona reza para sí mismo) no es escuchada.

No obstante, incluso una petición al Creador por la sociedad no es perfecta. De hecho, si el Creador “es el bien que hace el bien,” mi petición implica que la sociedad está sufriendo por causa del Creador, ¿no es así? Parece que pienso que el Creador está maltratando a la sociedad, y yo debo rezar por ellos. Sin embargo, si el Creador es siempre benevolente hacia todos, ¿por quién estoy pidiendo?

Se deduce que yo no puedo pedirle al Creador cambiar Su actitud hacia mí (una plegaria personal) o hacia la sociedad (una plegaria colectiva). Dado que el Creador es absoluta e invariablemente bueno; puedo pedirle sólo que me corrija y a todos los otros de tal manera que sintamos que Él es sólo bien.

Si todos los que desean ser conectados al Creador en la propiedad de amor y otorgamiento están dispuestos a unirse con otros en la misma propiedad, entonces a través de la misma aspiración, crean un lugar donde el Creador es revelado. Ese lugar es nuestro amor mutuo.

Sin embargo, tal estado puede ser logrado solo a través de la corrección de los 613 deseos de cada individuo, lo cual es llamado “cumplimiento de 613 mandamientos“. En el grado de nuestra corrección, nos acercamos unos a otros, dado que la corrección de los deseos yace en su unificación.

Por esto los sabios dijeron que “el amor de otros es la más grande ley de la Torá,” y todos los mandamientos son necesarios sólo para alcanzar el último, el mandamiento universal: amor. Como resultado, en esas correcciones individuales y colectivas, sentiremos el poder del amor y el otorgamiento llenándonos.

Pero si no estamos corregidos y unidos, y cada uno quiere recibir para sí mismo, nuestra plegaria es solamente por cosas materiales. (Material es lo que es recibido de manera egoísta, mientras lo espiritual es lo que es recibido con el propósito de otorgar). En este caso, recibiendo para nosotros mismos, nos volvemos “las naciones del mundo”, y no “Israel” (directo al Creador).

Esos términos no están relacionados con alguna nación o nacionalidad. Describen los estados de una persona en el camino espiritual. De acuerdo a esto, nuestra plegaria es ya sea para mejorar nuestro estado personal de existencia o para corregir nuestra actitud hacia los otros y el Creador. 

(Extracto de la primera parte de la lección diaria de Cabalá el 12 de Julio 2010, Artículo, La importancia de la plegaria colectiva.)

Material Relacionado:

¿Qué es la oración autentica por la sociedad?

El corazón que habla

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta