¡Demuestra que eres un héroe!

Tras el Mega Congreso de Cabalá, muchos se quejan de experimentar pesadez y  “endurecimiento del corazón”. Esto es el Faraón, nuestro ego, despertando en nosotros. Si ahora usamos el poder que hemos recibido durante el Congreso con el fin de corregir la pesadez que descendió sobre nosotros, ¡nos beneficiaremos!

Es necesario referirnos a la realidad como un todo único. Ambos, ascensos y bajadas, son etapas del mismo camino. El avance es imposible sin estas dos fuerzas que actúan, una sobre la otra. El estado de excitación no se puede catalogar aún como avance. No es todavía un paso adelante sino sólo la fuerza recibida desde lo Alto.  Nos daremos cuenta de ello más adelante, desde “abajo”.

Si recibes esta fuerza y no quieres darte cuenta de ello, te parecerás a una tubería atascada que está siendo presionada desde el interior pero que no está dispuesta a pasar esta presión hacia delante. La próxima vez, ¡no recibirás nada! Se te obligó a abandonar este camino y no hiciste caso, por tanto, otra persona será elegida para esta misión desde lo alto.

Debemos entender que hemos recibido una fuerza y que ésta por sí misma no nos concientiza. Es nuestro deber seguir trabajando con ella por nosotros mismos. Si no utilizas todo lo que te fue dado, no recibirás ningún tipo de fuerza suplementaria, y este proceso se volverá cada vez más pasivo.

Por el contrario, cualquier persona que ahora invierta, con rapidez, todas las fuerzas recibidas en hacer circular la Cabalá, sentirá que recibe más y más desde lo Alto. ¡Tenemos que abrir la tubería y dejar que la energía fluya libremente a través de ella!

 (De la cuarta parte de la lección diaria de Cabalá del 4 de agosto 2010, sobre Introducción al libro Panim Meirot uMasbirot.)

Material Relacionado:

Sigamos ascendiendo más alto

Cómo llegar a ser un embrión espiritual

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta