entradas en '' categoría

¿Quién me mostrará la verdad?

Pregunta: ¿Cómo una persona aislada, que se encuentra dentro de la cápsula de su egoísmo, sabe lo que es verdad o falso?

Respuesta: Ahora comprenderán cómo en gran medida la serpiente primordial nos ha ayudado, empujándonos hacia al “pecado” con el Árbol del Conocimiento. Específicamente, gracias a esta revelación del inmenso deseo egoísta llamado “la serpiente” hemos recibido la oportunidad de ascender desde el grado espiritual de “animal” al de “humano”.

La diferencia entre estos dos grados (el símbolo delta en el dibujo) es llamado “la serpiente”. Si deseas ascender desde un estado espiritual al siguiente, por favor, continúa. Pero has de trabajar en contra de la serpiente, en contra del espacio vacío que ha creado en ti. Sin embargo, si no hubiera sido por ella, habrías seguido siendo un “animal”.  

Precisamente, esta fuerza, la fuerza de nuestra serpiente egoísta, cultiva al ser humano en nosotros. Todas las rupturas, pecados y transgresiones descritas en la Torá son actos muy útiles. Son la plantilla para nuestros deseos malos, egoístas, a través de la corrección de los cuales descubrimos al Creador. Un deseo adicional para la ascensión nos la da la “serpiente”, y su corrección proviene de los libros, el grupo, el maestro y la difusión.

(De la cuarta parte de la lección diaria de Cabalá del 17 de agosto 2010, sobre la Introducción al Libro, Panim Meirot uMasbirot.)

Material Relacionado:

La libertad de la serpiente primordial

La serpiente es el angel que ayuda

La iluminación negra de maljut

Sonreír con la Cabalá

Algunas personas empiezan a contar chistes acerca de la Cabalá:

Un  hombre está sentado con una cara muy triste. Un amigo le pregunta:

 – ¿Qué te ocurre?

–  Me ha llegado la hora. Una adivina me dijo que me queda un mes de vida. Dijo que es el destino y que nada puedo hacer al respecto.

-Pues si no haces nada… pero si estudias Cabalá podrás controlar tu destino.

– ¿Y realmente piensas que voy a creer esos cuentos?

Material Relacionado:

Quien cree en dios

Una conexión a traves del tiempo

Guía para leer el Libro del Zohar: El Grupo es el medio para el desarrollo espiritual

Extractos de mi futuro libro, Guía para leer el libro del Zohar

Para prepararnos para el desarrollo espiritual, el Creador nos  brinda dos sensaciones.  La primera es el vacio de este mundo y la segunda es la aspiración de alcanzar el origen de la vida, el despertar del “punto en el corazón”.  El punto en el corazón, como una carga de un campo magnético, nos lleva a lugares donde podemos nutrirlo y llenarlo.  Este lugar es el grupo.

Realmente podemos notar como las personas a quienes se les despierta el punto en el corazón se encuentran de manera natural.  En las sociedades humanas siempre se da el caso que las personas con deseos similares se acercan unas a otras y forman grupos.  Un grupo es un lugar donde las personas se dan cuenta de la conexión con sus semejantes a un nivel práctico basado en los nuevos principios de amor y unidad en lugar de odio y aislamiento. 

De tal manera que el trabajo con el grupo es necesario y obligatorio de manera de alcanzar la revelación del Creador.  Le permite a la persona evaluar verdaderamente su actitud hacia el prójimo y no caer en ilusiones con respecto a la espiritualidad o a su conexión personal con el Creador.  Después de todo, el Creador es la calidad de amor y otorgamiento que habita en la  conexión corregida entre nosotros.

Dichos grupos siempre se han creado a través del curso de la historia humana.  Cambiando las relaciones en el grupo por mutuo otorgamiento y amor a las personas se crearon las condiciones necesarias para percibir la Alta y verdadera realidad.  La lectura de libros escritos acerca del mundo que se les reveló nos ha permitido adquirir una enorme experiencia acumulada por ellos y para entender cómo conseguir una nueva vida por el camino más corto y efectivo.

Dicho grupo es denominado Grupo de Cabalistas.  Su objetivo es la unión entre cada uno de ellos, en el espíritu de lo que está escrito en la Torá: “Como un solo hombre con un solo corazón”, “No le hagas a los demás lo que no te gusta que te hagan a ti”. Y “Ama a tu prójimo como a ti mismo”. Por lo tanto, ellos se corrigen y logran la equivalencia con el Creador.

Material Relacionado:

Llega a ser tu propio creador

La conexión entre el grupo y la fabrica

Ascendiendo por los niveles del amor

¡Llega a ser tu propio Creador!

Pregunta: ¿Qué nos ayudará a mirar al grupo y ser capaces de ver sólo las fortalezas de los amigos y no sus defectos?

Respuesta: El grupo nos sirve como unos anteojos o binoculares, sin los cuales es imposible ver al Creador. Seré capaz de verlo sólo a través del grupo. Es mi vasija espiritual y el instrumento para la revelación del Creador.

Sólo el amor nos ayudará. El amor suprime nuestro ego, y éste comienza a actuar en su forma opuesta: como el deseo de sentir placer para otorgar. Por lo tanto, la actitud de la importancia de los amigos es crucial.

En la vida corporal, cuando una persona se forma una meta egoísta, trabaja en un lugar, se le paga en otro, y adquiere algo en un tercer lugar. Ninguno de esos lugares está conectado. En la espiritualidad, todo está unido en un lugar: El esfuerzo, la recompensa, la meta misma, y el resultado son partes de un todo. Por esto es difícil para nosotros entender la espiritualidad ya que estamos acostumbrados al mundo material donde todo está separado.

Sin embargo, tenemos que entender que el amigo y yo, el Creador y yo, personas que nos son lejanas y cercanas, pequeñas, grandes, e iguales en relación a mí, todas constituyen mi Kli espiritual dentro del cual revelo todo. ¡Incluso a mí mismo! Hasta que este Kli sea revelado, no existiré. No seré yo, sino un engaño total, un trozo de egoísmo con el cual me identifico. Cuando descubrimos lo que implica el alma colectiva o el grupo, entonces dentro de ello nos revelamos a nosotros y todo lo restante.

Y por ahora, sólo tengo el punto de ruptura, restricción, y expansión que existe fuera de la espiritualidad y el Creador. Se nos ha dado una sensación de estar fuera de la auténtica realidad, en algún mundo imaginario en nuestros sueños. Mientras estoy en este sueño, si me las arreglo para construir la auténtica realidad que incluye la sociedad, el Creador, y mi auténtico yo, entonces seré capaz de entrar en esta. Mientras tanto, sólo estoy imaginando mi vida.

Toda esta futura realidad es el grupo que necesito construir. Soy yo quien construye mi mundo espiritual, mi alma. De hecho, es mi alma lo que estoy formando con esta realidad engañosa e ilusoria, de este estado inconsciente en que he estado sumergido, con el propósito de hacerme mi propio Creador. Al hacer eso, yo, el grupo, y el Creador nos unimos, y alcanzamos absoluta unidad y adhesión.

(De la primera parte de la lección diaria de Cabalá del 15 de agosto 2010 sobre el artículo, El asunto sobre la importancia de los amigos.)

Material Relacionado:

Imaginese que se ha cumplido el deseo

Una vida para todos

Que es el creador

Los cabalistas acerca de los cabalistas – Parte 3

Queridos amigos, por favor, hagan preguntas acerca de los fragmentos de los escritos de los grandes cabalistas.  Prometo contestar. (Los comentarios entre paréntesis son míos.)

¿Quién es un cabalista?

Las profundidades de los secretos del Creador no los puede aprehender la mente humana (porque piensa en forma egoísta), sino sólo de conformidad con la Cabalá (al corregirse uno mismo del egoísmo al otorgamiento), que se aprende de personas grandes (maestros), cuyos corazones han sido penetrados (llenados) por la Luz del Creador (y que por lo tanto, pueden enseñar a los demás cómo alcanzarla).

Rav Kook, Orot Kodesh, 1, 101

Sólo el verdadero justo (aquel que ha alcanzado el atributo de otorgamiento del Creador, lo justifican y por consiguiente se llama justo) puede comprender (alcanzar en el atributo del otorgamiento y la Luz de Jasadim) el propósito del mundo por venir (la Luz del conocimiento, la Luz de Jojmá).

Rabí Nahman de Breslav, Likutey Moaran, Charla 18

Material Relacionado:

Los cabalistas acerca de los cabalistas

El hombre justo es le fundamento del mundo

La musa de un cabalista es la luz

Lección diaria de Cabalá del 20 de agosto 2010

Lección acerca de los Ascensos y los Descensos

Descargar: WMV Video|MP3 Audio

Prefacio a la sabiduría de la Cabalá, Ítem 79

Descargar: WMV Video|MP3 Audio

Cabalá para el estudiante, Expresiones espirituales.

Descargar: WMV Video|MP3 Audio

La conexión entre el grupo y la fábrica

Todo el mundo piensa que la “fábrica” se refiere a la labor que llevamos a cabo durante el día y que el trabajo en grupo consiste en el estudio de forma mutua. Sin embargo, esto es incorrecto. La “fábrica” es todo lo que se refiere a la producción y lanzamiento de nuestros materiales y medios de comunicación, la preparación para diversos eventos y otros trabajos físicos y materiales. Si preparamos comida para la cena del sábado, este asunto compete a la fábrica. Hay un jefe de cocina, personas responsables y trabajadores que ejecutan todo, y no importa si son voluntarios o trabajadores.

Por otra parte, el grupo es una unificación de ideas donde cada persona anula su egoísmo y está dispuesta a unirse con otros para alcanzar un estado espiritual. Esto es una cosa diferente a cómo nos unimos cuando nuestro fin es el de publicar un periódico, un sitio web, un programa de televisión, etc. Todas estas acciones tienen el carácter de colectivas pero, para poder producir un resultado deseado, todos tienen que estar dispuestos a unirse en una pirámide donde haya un jefe y un subordinado, como en cualquier fábrica. Tenemos que hacer esto para poder lanzar un producto.

No importa si la gente recibe un sueldo o no, las horas que trabaja o si está preparando una comida en el centro o bien emitiendo un programa de televisión. A pesar de que inicialmente decidimos, de forma voluntaria, unirnos en igualdad de condiciones, sin embargo, si usted es un gerente, me ha de dar órdenes y yo, como subordinado, me veré obligado a ejecutarlas.

En otras palabras, al acercarnos a cualquier tarea, realizamos un compromiso voluntario, de acuerdo a nuestras habilidades, y también nos comprometemos a seguir un orden, ser disciplinados y respetar la jerarquía. De esta forma, internamente todos somos iguales; somos un grupo en forma de círculo pero, externamente tenemos una relación de jefe y empleado en forma de pirámide, aunque, en dicha disposición, todo el mundo se une como uno.

La unificación de la fábrica se produce cuando nos unimos con el fin de realizar la conexión de los amigos en el marco de la empresa. Mantenemos la jerarquía porque queremos mantener nuestra unificación. El deseo de estar en el grupo me obliga a seguir la jerarquía, bajar la cabeza y escuchar a la persona que se designe como mi jefe.

Supongamos que hoy soy enviado a trabajar en la cocina y  llevo a cabo lo que el jefe de equipo me ha mandado hacer. Aunque puede que me considere más inteligente y hábil, los amigos decidieron que trabajaríamos de acuerdo con un horario y esquema. Vengo a cumplir con mi deber; aquí no somos amigos. Saco ánimo para trabajar a través de la gasolina que recibo del grupo pero, no he de olvidar que, en la fábrica, tengo que trabajar de una manera apropiada.

 Aunque una persona venga a nuestro centro por sólo unas horas, después de su trabajo diario, durante esas pocas horas se convierte en un trabajador para la fábrica, en la misma medida que si se le pagara por su trabajo. Esto es así porque viene a recibir tanto un avance espiritual como material. Recibe llenado y ¡no importa en qué forma! Sin embargo, por alguna razón, la gente separa una cosa de la otra y se sorprende cuando alguien exige algo de ellos;  piensan, “¿No somos amigos en el grupo?” ¡No! ¡Somos trabajadores del frente espiritual! Estamos trabajando para el Creador.

El comienzo del ascenso en la práctica

En cada convención de Cabalá acumulamos una “cubierta” (pantalla), la fuerza de otorgamiento mutuo con la que estamos listos para trabajar. Una convención es como un grupo enorme. Reunimos personas y las unimos, y esto nos prepara para llevar a cabo un objetivo mutuo como un escuadrón de combate. Sin embargo, si estamos juntos sólo para bailar y cantar y después irnos por nuestros caminos separados, ¿entonces cuál es el punto? Una convención tiene que ser el lugar donde hacemos trabajo mutuo.

Dependiendo de esos estados que atravesamos, decidiremos que tan a menudo haremos esas convenciones. Al volvernos más sensibles, entenderemos cuándo y dónde debemos llevar a cabo cada próxima convención, cuán grande debe ser, y si debe ser regional o mundial.

Nuestra vida entera estará construida sobre esos ascensos y descensos mutuos y también determinarán todo trabajo que se haga en nuestra fábrica. ¿De otra manera para qué estamos viviendo si no es para el avance espiritual? Entre más rápido hagamos todo este trabajo, más rápido llegaremos a la entrada del mundo espiritual y comenzaremos a ascender los 125 niveles espirituales.

Por ahora sólo estamos aprendiendo acerca de cómo hacer este ascenso, pero ya está muy cerca. Una vez que pasemos por más ejercicios como este, estaremos listos para trabajar con las Luces y Kelim. No es porque estemos volviéndonos más listos y aprendiendo la teoría, sino porque estamos construyendo una fuerza colectiva que es una vasija espiritual.

A través de esas acciones revelamos la fuerza común del grupo, su alma. Con cada convención la construimos más y más y comenzamos a sentir como la Luz actúa dentro de ella. Así es como pasamos el Majsom.

(De la cuarta parte de la lección diaria de Cabalá del 19 de agosto 2010 sobre la Introducción al Libro, Panim Meirot uMasbirot.)

Hablar de sentimientos y de cosas que impresionan a otros

Navegando hacia la meta sobre las olas del Zohar

El flujo de de la historia presente, cuyas olas llegan hasta nosotros bajo determinada forma, no es tan importante. Lo que es importante es que ya me encuentro navegando  sobre esas olas con la intención de llegar a la meta.   

La historia actual puede expresarse de diversas maneras; no es esto lo que importa. Lo trascendental es que me mantenga por encima de la narración del Zohar y piense únicamente acerca de lo que quiero alcanzar por medio de la lectura.  Deseo alcanzar la fuerza del otorgamiento.

(De la lección diaria de Cabalá del 19 de agosto 2010 sobre El Zohar.)