Construyendo el alma común

Durante una Convención de Cabalá unimos todas nuestras fuerzas de otorgamiento para crear una fuerza común y colectiva. Posteriormente, debido a esta fuerza, un nuevo deseo egoísta se revela. Entonces,  comenzamos a trabajar en él ascendiendo con “fe por encima de la razón“, a pesar de nuestra falta de voluntad.  

En este punto encontramos que gente nueva se nos une, y esto es porque hemos adquirido la fuerza necesaria para cuidar de ellos. Nos afecta el alma común, la única creación, con nuestras acciones. Unimos las fuerzas de otorgamiento de cada persona y como consecuencia formamos una sola alma pequeña que es equivalente al alma única de Adam en el estado del Mundo del Infinito. Como resultado, despertamos todas las almas a través de nuestros esfuerzos ¡y comienzan a “vibrar” juntas!

 Esta es la diseminación de la Cabalá. No necesitamos una gran cantidad de material sobre el propósito y la corrección. La gente simplemente sentirá que la fuente de la Fuerza Superior está aquí. Sin embargo, esto sucederá sólo si creamos un alma común, una fuerza colectiva.

(De la cuarta parte de la lección diaria de Cabalá del 19 de agosto 2010, sobre la Introducción al Libro, Panim Meirot uMasbirot.)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: