El lugar en donde se reúnen los corazones

La persona avanza en la medida en que invierte en el estimulador espiritual. No ingreso al estimulador únicamente para contestar a las preguntas.  A nadie le interesan mis respuestas. El programa puede guardar un registro de lo que respondo, o no, de si ingresé o no. No tiene valor alguno. Lo que interesa es con qué reverencia interior y aprehensión ingresé y lo que quiero dejar allí, qué parte de mi corazón.  Eso es lo que importa.

Material Relacionado:

Estimulador espiritual

El “estimulador espiritual” es un paso adelante hacia la sociedad futura

¿Cómo funciona nuestro “tamagotchi” espiritual?

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta