Es difícil ser humano

Una persona tiene que elegir entre verdad y falsedad, pero cuando se trata de “dulce contra amargo” no tiene elección porque es obvio que siempre elegirá lo que es bueno y dulce sobre lo malvado y amargo. Soy incapaz de preferir un mal sabor a uno bueno. Pero, si veo “verdadero vs falso” contra “dulce vs amargo,” entonces podría probablemente elegir la amarga verdad, una mala sensación, porque la verdad es más importante para mí.

Esas son dos dimensiones diferentes: El nivel animado hace un análisis de “dulce vs amargo,” mientras que el nivel humano hace el análisis de “verdad vs falsedad” porque una persona trabaja mediante “fe por encima de la razón.” Si asciendes a la consideración única de “verdad,” que incluye todas las otras fuerzas y posibilidades, significa que alcanzas la unidad con el Creador.

Sin embargo, si solo consideras “dulce o amargo,” entonces estás haciendo un análisis y elección animada. Un animal nunca cometerá un error en este nivel. Siempre elige lo que es bueno para él. Sin embargo, no hace ningún progreso en el “nivel humano.” La naturaleza no nos permitirá permanecer en el nivel animado y nos forzará a desarrollarnos.

En los niveles inanimado, vegetativo, y animado de la naturaleza, el análisis de comportamiento animado desciende solo como análisis de “dulce o amargo,” donde uno prefiere lo que es dulce. Por otra parte, un ser humano hace una distinción entre dos niveles: el animal en él que hace el análisis de “dulce o amargo” y el ser humano en él que hace el análisis de “verdadero versus falso.” Por lo tanto, una persona está siempre en conflicto, yendo del animal al humano en él, buscando “qué elegir.” Él busca un compromiso porque él quiere lo que es dulce, pero ve que lo más útil es la verdad.

(De la cuarta parte de la lección diaria de Cabalá del 17 de agosto 2010, sobre la Introducción al Libro. Panim Meirot uMasbirot.)

Material Relacionado:

El ser humano es quien puede sentir al creador

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta