Guía para leer El Zohar: La Fórmula del Universo

Extractos de mi próximo libro: Guía para Leer El Zohar

Un deseo corregido actúa de acuerdo a la fórmula, “Israel, el Creador y la Torá son Uno”.  Yo soy Israel, para ser más precisos, es mi deseo interior alcanzar al Creador y llegar a ser como Él. (“Isra-El” en hebreo significa “Directo al Creador”) El Creador es la meta que estoy tratando de alcanzar.  El Torá es un mecanismo corregido de conexión entre las almas, de amor entre ellas.

Para ilustrar esta idea, echémosle un vistazo al organismo humano.  Todas sus partes interactúan correctamente y se ayudan entre sí con una relación de responsabilidad mutua y unificada.  De esta manera es que las almas tienen que funcionar.  El sistema de su conexión y amor recíproco (interacción total) se llama “Torá”.

Incluye 613 (Taryag, seiscientos trece) conexiones corregidas entre cada alma y con todas las otras almas así como entre las almas en general.  (Esta última manera de conexión, mandamiento, las entrelaza a todas totalmente a través del amor.)  Si no existe una conexión entre las almas a través del amor y por el contrario, están conectadas a través del odio, significa que la Torá está corrompida y oculta.

Las almas que no sienten la conexión entre ellas se definen como en “exilio” de la Torá y de el Creador.  Les falta esta propiedad porque están desconectadas del tipo correcto de enlace entre ellas (la Torá) y desde el Creador que llena las conexiones correctas entre ellas.  Es similar a la diferencia entre un cuerpo sano y un organismo enfermo que se deteriora porque su sistema no funciona apropiadamente.

Las correcciones internas que hacemos dentro de nuestro deseo de manera de transformarlo de corrupción a corrección, se denominan “mandamientos”. Esta es la razón por la cual decimos: “ama a tu prójimo como a ti mismo” es la regla principal de la Torá ya que incluye todo el sistema de conexiones correctas entre las almas.

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: