La lógica superior del programa de la creación

Pregunta: ¿Por qué llegar al propósito de la creación es un proceso tan complicado y de múltiples niveles que incluye descensos, ascensos y la ruptura?

Respuesta: Es porque consiste de dos elementos opuestos: la Luz y el deseo (Kli), y los dos construyen una conexión basada en su naturaleza opuesta. El proceso de desarrollo deriva de dos condiciones y dicta una ley de evolución: Dos fuerzas oponiéndose una a otra al principio deben llegar a una total equivalencia al final. El proceso entero inevitablemente resulta de esas condiciones inicial y final. No podemos cambiar nada del proceso o actuar de acuerdo con alguna otra lógica.
Hay dos condiciones estrictas, una al principio y otra al final:

Condición 1: Hay una distancia infinita entre ellos.
Condición 2: Hay una adhesión total entre ellos.

Previo a esto, uno está solamente entregando y el otro está solamente recibiendo. Por una parte están separados por un abismo infinito, y por otra hay un punto finito donde se unen y llegan a ser uno.

Ahora, trata de idear una forma donde podamos ir de la primera condición, total oposición, a la segunda, total equivalencia. En el Mundo de Infinito existe ya una ruptura de esos dos componentes así como su unión. Incluso cuando la Luz y el deseo están presentes ahí, son uno y se complementan. Esta unidad es alimentada por la Fuerza Superior de la Luz.

En otras palabras, la condición final es inicialmente soportada por la fuerza de la Luz, el Creador. Esto nos permite descubrir la fórmula de cómo hacer esta transición de un estado a otro. Las condiciones potenciales están establecidas; ahora tenemos que implementarlas. Ahora toda la realidad se descubre paso a paso, escenario tras escenario, ante nuestros ojos, donde somos criaturas viviendo en el Mundo de Infinito. Nunca lo dejamos.

En este único lugar (deseo), creado por el Creador, hay Luz, deseo, y la condición de su unión, y todo esto está llevándose a cabo justo ahora. Entonces, nosotros mismos somos considerados como actos del Creador, los productos de Su trabajo: las criaturas, creaciones, u obras maestras.

Nada de esto puede ser cambiado. Las condiciones inicial y final determinan todo lo que sucederá, incluida la ruptura, de acuerdo al verso, “el acto final está contenido en el plan inicial.”

(De la cuarta parte de la lección diaria de Cabalá del 18 de agosto 2010 sobre, Introducción al Libro, Panim Meirot uMasbirot.)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: