La única manera de Ascender.

Con el fin de ascender al grado siguiente, debemos actuar con “la fe por encima de la razón.” “La fe” significa que nuestra “cabeza” (Rosh) está en el Superior. El Superior nos dice qué hacer, y lo hacemos como se nos dice: Unidos con los amigos y el estudio. Sabemos que no podemos amar a nadie y no queremos unirnos con nadie, pero se nos dice: “Hazlo mecánicamente, y no se engañen a sí mismos. Usted no quiere unirse, su corazón está en contra. El Faraón, el deseo de recibir placer, la inclinación al mal, rige con todas sus fuerzas. El odio está dentro de ti, y el juego de “amor”, que es  mentira, está en el exterior”.

Esto está hecho a propósito. Es necesario, pues el grado superior que estamos promulgando es una mentira para nosotros, que no estamos aún conectados con él. Sin embargo, tenemos que actuar hasta que se convierte en la verdad. Esto se hace a través de la Luz que atraemos por el “sencillo” acto de “haremos” y como resultado, “escucharemos” y alcanzaremos “Lishma” (Biná), el nivel espiritual de “escuchar”.

Esta es la acción más inteligente que nos permite crecer. Sin ella, ni plantas, ni animales, ni los humanos evolucionamos. Avanzamos sólo cuando nos anulamos ante el Superior, el grado espiritual superior. Nosotros simplemente imitamos lo que podemos, tanto como sea posible, sin la participación de la mente pues todavía no comprendemos o percibimos lo que está ocurriendo en un grado espiritual superior. Los sabios dicen: “Lo que está en tu poder, hazlo” y “He trabajado y he encontrado”. Usted se esfuerza y encuentra un “tesoro” que no esperaba ni imaginaba que obtendría.

Esta es la única base del crecimiento. No hay otra manera de ascender de un grado espiritual a otro. Tengo que anularme ante el Superior, y me digo que mi “cabeza” (Rosh) sirve para un sólo propósito: reconocer las acciones del Superior y copiarlas con mi “cuerpo” (Guf). ¡Sólo eso! No uso mi “cabeza”  para mi “cuerpo.”  Uso mi “cabeza”  únicamente para conectarme con el Superior y repetir sus acciones como mías.

Nuestro mundo funciona según el mismo principio. En cada elemento de la naturaleza donde hay crecimiento y evolución, esta ley preside, incluso en los niveles vegetativos y animados de la naturaleza. Una célula viva que desea crecer coincide con la célula más avanzada, y se desarrolla. Esto se llama “actuar” porque el estado espiritual más elevado no se ha vestido en mí como “Mojin”, y yo avanzaré por la mente del Superior, como en un juego. Lo hago simplemente como un niño que está jugando a convertirse en  “adulto” y por ello se convierte en uno.

Esta es una ley de hierro en todos los grados espirituales. Sólo al seguir esta ley podemos subir los grados espirituales. Esta ley rige tanto el mundo material como el espiritual.

(De la segunda parte de la lección diaria de Cabalá del 3 de agosto 2010, sobre El Zohar.)

Material Relacionado:

Una barrera psicológica en el sendero del otorgamiento

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: