Las familias de hoy necesitan una base espiritual común

Pregunta: ¿Por qué hay tantos problemas en las relaciones familiares hoy día, y tantas personas están divorciándose o no pueden siquiera casarse?

Respuesta: El egoísmo está creciendo todo el tiempo. Ya no es como era en generaciones previas donde casi no había diferencia entre una generación y la próxima. Las personas continuaban viviendo en la misma tierra, en el mismo poblado, y el hijo heredaba la profesión de su padre: El padre era herrero, y el hijo se convertía en herrero; el padre era granjero, y el hijo se convertía en granjero también. Era costumbre vivir de esa manera. Las personas se pasaban sus ropas de una generación a otra, y así.

¡Hoy una persona se renueva en cada momento! Para cambiar uno no necesita ni siquiera nacer otra vez. Y dado que una persona se renueva, no puede quedarse con lo que tenía ayer. Ayer me casé con alguien, y hoy cuando la veo a “ella” estoy estupefacto. Pienso, “¡¿Es esta realmente la mujer con la que me casé?! ¿Dónde está  la que conocía ayer? ¿Dónde están sus cualidades?” No veo esas cualidades hoy. Fallo al no en darme cuenta que ese cambio ocurrió en mí. Mientras tanto, la veo a ella y me parece que ha cambiado, y soy incapaz de seguir viviendo con ella.

Nadie tiene la culpa aquí. Si nuestro deseo que evoluciona no comienza  a ser corregido, la familia será inevitablemente destruida ¿Qué base deben usar las personas para unirse? Alguna vez estuvimos juntos a un nivel “corporal-social”: un hogar común, vida doméstica, hijos, rutinas, y la presión de la opinión pública. Pero ahora a nadie le importa nada. Las personas se han elevado sobre esas limitaciones; ellos no quieren nada.

Por lo tanto, las personas son incapaces de formar parte de o crear una familia, y no quieren tener hijos. Los problemas en la familia están creciendo y son imposibles de resolver si los esposos no están unidos por el estudio común de la espiritualidad.

Ninguna actividad material mantendrá a las personas unidas. Sólo esto puede salvar a una familia, como está escrito, “Un esposo y una esposa, y el Creador entre ellos”. Tenemos aún que descubrir hasta qué grado requerimos de la Fuerza Superior, una idea más alta, para conectarnos al nivel del “hombre”.

(De la cuarta parte de la lección diaria de Cabalá del 10 de agosto de 2010, sobre acontecimientos de actualidad.)

Material Relacionado:

Cortar con el pasado para avanzar hacia el futuro

El hombre, la mujer y la divinidad entre ellos

Qué hacer para asegurarnos una relación exitosa

El amor, la familia y el propósito de la creación

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta