Regocíjate de la revelación de los malvados

Baal HaSulam el Estudio de los Diez Sefirot, Parte 7, Preguntas y Respuestas, Ítem 7: El Ajoraim de Nukva son NJY de Nukva, donde está el principal asidero de las Klipot mientras carezcan de He’arat Jojma. Esto es así porque es adyacente a las Klipot ya que finaliza el Or Atzilut y de ahí hacia abajo comienzan las Klipot, por vía de “Sus pies descienden hacia la muerte”.

Todas las pantallas anti-egoístas que acompañaron los deseos en su descenso del Mundo de Infinito al grado de Maljut de Atzilut terminan en Nukva. Las pantallas terminan, y los deseos egoístas “se sujetan” a Nukva ya que a través de ella hay una oportunidad de capturar Luz.

Nukva, con sus nueve Sefirot inferiores, desciende a los mundos de BYA (Beriá, Yetzirá, Asiyá) y no tiene fuerza para resistir las fuerzas impuras (Klipot). Sin embargo, ella permanece en un “equilibrio” particular con ellas. Cuando el Superior reside dentro de las Klipot, y las Klipot son capaces de “tomar” algo de ello, mediante el mismo signo, el Superior es capaz de “sujetar la Klipá, para analizar este deseo y corregirlo. Esto es lo que sucede constantemente en Maljut de Atzilut con las almas rotas. Siempre y cuando deseen “aferrarse” a ello y atraer la Luz, esta puede acercarse y corregirlas.

Sin ese trabajo mutuo, cuando cada uno se esfuerza por atraer el lado opuesto hacia sí, no habría ningún discernimiento y corrección. Por lo tanto, todo nuestro trabajo (como lo describe la Torá) consiste de transgresiones y correcciones que tienen lugar una y otra vez. Todas esas fluctuaciones hacia atrás y adelante, de santidad a maldad y viceversa, ocurre entre Nukva y las almas rotas que deben descubrir su estado roto.

Esas partes rotas son reveladas sólo cuando se juntan con Nukva; de otra manera, no verían que están rotas. Como resultado de tal acción, el Creador (Zeir Anpin) es despertado, y así lo dice la Torá cuando describe cómo el Creador habla con Moisés y reprende a su pueblo por otro pecado.

De esta manera, Nukva revela en las almas que su deseo es egoísta. Nukva levanta una parte de las almas que es capaz de incorporar a sí misma hasta Zeir Anpin. Zeir Anpin, el Creador, viene y clama, “¿Qué has hecho?” Esta es la reacción correcta a los deseos que pronto van a ser corregidos.

Nosotros simplemente no entendemos la Torá. No habla de ninguna transgresión, sino sólo de cómo los deseos son revelados cuando llegan a la corrección. En el instante en que son revelados, nosotros “Nos regocijamos con la revelación de los malvados,” como escribe Baal HaSulam. Nos regocijamos porque los “malvados” que no son revelados no tienen oportunidad de corrección. ¿Y quién sabe cuándo va a suceder?

(De la tercera parte de la lección diaria de Cabalá del 21 de julio 2010 Talmud Eser Sefirot.)

Material Relacionado:

La iluminación negra de maljut

Romper el círculo vicioso de la vida y la muerte

El único argumento es comprobar por sí mismo

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta