Señales de una inminente revelación

Pregunta: Supongamos, que quiero adquirir un carro. Reuniré la información acerca de las ventajas y beneficios de los modelos, y puedo entender fácilmente todos esos hechos. Pero si quiero llegar al otorgamiento en la espiritualidad, parece ser algo fugaz e incomprensible. ¿Por qué es esto tan confuso y que debo hacer al respecto?

Respuesta: Es una queja justa de parte de un principiante que recién se ha embarcado en el camino espiritual: ¿Por qué no hay simplicidad o claridad en la espiritualidad? ¿Por qué no vemos el futuro y sus ventajas?

En este mundo, en el momento en que aplicamos a una universidad, es normal saber cuándo nos graduamos, el tipo de trabajo que encontraremos después, y cuánto ganaremos. Los ejemplos de otras personas que ya han completado el mismo camino nos permiten invertir el esfuerzo requerido para lograr el mismo resultado. ¿Por qué no es lo mismo en la espiritualidad? ¿Por qué es tan desconcertante y nunca claro al principio? ¿Hacia dónde vamos en primer lugar? Si después de la lección alguien en la calle me pregunta “¿qué obtuviste?”, no tendré nada que decir.

Y aun así, no tener ninguna respuesta es una clara señal de que estamos cerca de la revelación ya que es la única manera para nosotros de revelar lo oculto. Sólo podemos obtenerlo de la sensación de escasez y déficit. Viene a nosotros de la ausencia de: ¡Ni siquiera sé de qué! La sensación de insuficiencia es en y de sí misma una preparación para la revelación.
Por lo tanto, esta sensación tuya es muy útil. No es placentera, pero es correcta y sucede justo antes de la revelación, que sólo puede ocurrirnos desde el estado cuando preguntamos: “¿Dónde está? ¿Por qué? ¿Para qué?” Es decir, ocurre desde el vacío. Siempre será así, en cualquier nivel.

No te preocupes acerca de los estados que estamos atravesando. ¡Más importante es que cambien de prisa! Tenemos que atravesarlos todos de cualquier manera. Por eso no nos preocupamos por nuestras sensaciones en un momento dado. La frecuencia de los cambios que experimentamos es lo que importa, ¡sólo eso!

No importa si me siento bien o mal, estoy confundido, o entiendo más o menos. Lo que cuenta es avanzar. Aquellos que hacen escrutinio de sus condiciones internas se atrasan; eso no es bueno. Siempre esfuérzate por ir hacia adelante y no pienses demasiado. El progreso rápido es lo que importa.

(De la tercera parte de la lección diaria de Cabalá, del 30 de Julio 2010 sobre el Prefacio a la sabiduría de la Cabalá.)

Material Relacionado:

Construya su inteligencia espiritual

Deséalo y “escúchalo”

¡Las leyes del mundo superior en nuestro mundo!

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta