El Campo del Deseo Espiritual

Pregunta: ¿Puede la desesperación extinguir mi  chispa de deseo espiritual?

Respuesta: Claro que puede.  Yo ya le he dado paso al desespero en este mundo, y ya no me consumo con deseos mundanos. Mientras tanto, hay una “chispa” que brilla dentro de mí.  Es el despertar desde Arriba que me trae un maestro y un grupo.

Entre mi desespero y la chispa emerge una tensión, un vector, una fuerza de deseo que es originada por sus diferencias.  Yo no sé hacia donde está dirigida exactamente, pero ya es una dirección subconsciente hacia el objetivo.

Este Kli ya está apuntado hacia arriba como un dipolo (un par de cargas con signos opuestos). Para usar mi deseo correctamente, lo coloco en el campo “magnético” del grupo. En este caso, las fuerzas del grupo apuntan mi dipolo y lo mueven en dirección al objetivo, la cualidad de concesión y amor.

El ambiente, el grupo, tiene polos poderosos: una gran decepción con este mundo y la importancia de otorgar. El grado de mi conexión con este campo, un deseo común, influye en mí y me lleva hacia el objetivo.

Las partículas (dipolos, cargas, deseos particulares) son impotentes por ellos mismos. Para darles poder y activarlos, construimos aceleradores. De la misma manera, el grupo (el deseo común) explota mi chispa de deseo y se forma un fuego grande. El principio es simple: me uno a la comunidad y camino hacia el objetivo más rápido y más fácil mediante el deseo común.

Cuando me uno el grupo, se me enseña cómo ser absorbidos en este campo, este deseo común de otorgamiento y amor. Recibo del entorno más que sólo un deseo porque no estoy en una sociedad regular egoísta, pero estoy  rodeado por Cabalistas que quieren revelar al Creador en su campo común de deseo del Creador.

Me acerco no sólo al grupo, sino también  a la Fuerza Superior del Dar que esta oculta en nuestro deseo común. Es por eso que a cambio de mis esfuerzos de unión, recibo del entorno el poder del Creador: la Luz que Reforma.

El entorno que uno construye responde a los esfuerzos con la Luz Circundante (Or Makif, OM).

(21668 – Tomado de la primera parte de la lección diaria de Cábala del 21 de septiembre 2010, Quién da testimonio de una persona.)

Material Relacionado:

Planta tu semilla espiritual en un campo bendecido por el creador

Un viaje en el mundo de los deseos

El sol nunca deja de brillar

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: