El Día de la Expiación

En unos cuantos días observaremos un día especial llamado Yom Kippur (Día de Juicio). Sin embargo, uno no sabe qué estado interno sentirá un Cabalista en ese día y cuándo le sucederá el estado llamado “Día de Juicio”. Los estados internos de una persona no llegan de acuerdo al calendario.

Los estados que cualquier persona atraviesa pueden ser personales o generales. En el nivel general, las personas siguen las tradiciones comunes de cada día festivo. Cuando un grupo de Cabalistas llega a la unidad y a través de ésta logra un cierto estado interno llamado “día de fiesta”, este estado no estará relacionado al día festivo general observado por todas las personas. El día festivo interior sucede de acuerdo con el estado interno personal de uno, mientras que un día de fiesta general tiene lugar de acuerdo al calendario. Las tradiciones y costumbres, así como cada día “específico”, tienen una raíz espiritual más alta. Por lo tanto, un Cabalista también desea seguir las tradiciones junto con otros, como está escrito:”El Creador permanece con Su pueblo”. Sin embargo, al mismo tiempo los Cabalistas además permanecen en su propio estado personal interno.

Las personas religiosas siguen costumbres y tradiciones, mientras que los Cabalistas llevan a cabo acciones internas en sus almas al conectarse a otras almas en el alma común de Adam. Al hacerlo, complacen al Creador y se corrigen. La corrección es posible sólo por vía de unirse con otros, como está escrito: “Ama a tu prójimo como a ti mismo, esta es la gran ley de la Torá“.

Personas de todo el mundo oran al Creador (cada uno de ellos dirigiéndose a su Señor) y piden “perdón”. Pero tal vez vale la pena explicarles que el arrepentimiento funciona sólo con respecto al “ama a tu prójimo” y depende de si estás “a favor” o “en contra”. Podemos darnos cuenta de si pecamos o no sólo al compararnos con esta regla. Esta es la única ley que debemos seguir, como está escrito: “Ama a tu prójimo como a ti mismo es la regla principal en la Torá”.

Si la humanidad entera se reuniera virtualmente para aclarar qué es “ama a tu prójimo”, cuán poderosamente el Creador nos lo exige, y cuán lejos estamos aun de este estado, ese sería un verdadero día de expiación (Yom Kippur) y nos llevaría hasta el Purím (en hebreo Kippur significa como Purim), la corrección completa.

Cuando las personas rezan por el perdón, es muy importante para ellas saber qué pedir. Nos lamentamos y rogamos por tantos años, pero eso no ayuda. El Creador no puede oír nuestras plegarias en esta forma. Esto es porque la manera de dirigirse es opuesta al llanto correcto: No estamos rogando sentir amor por nuestros prójimos, y el Creador no escucha ninguna otra petición. Así, le damos la espalda al Único que puede redimirnos y gritamos en la dirección opuesta. Así es el Día de Expiación de la mayoría de las personas.

(De la cuarta parte de la lección diaria de Cabalá del 14 de septiembre 2010, sobre Preparación para Slijot.)

Material Relacionado:

Las festividades judías son escalones para ascender espiritualmente y lograr una mayor unidad entre las almas

Pasando la luz del alcance hacia la cadena de las almas

Deseo que tengan un buen registro en el libro de la vida

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta