Elevando a todo el mundo

El propósito de todo lo que sentimos en nuestra realidad – sea positivo o negativo – es para formarnos durante el ascenso por la peldaños de la escalera espiritual.  No hay nada que haya sido creado fuera de este propósito o exista por sí mismo.  Todas las cosas – miles de objetos, acciones, fuerzas – que me rodean en este mundo existen sólo para mi ascenso por los escalones de mi desarrollo espiritual.  Yo incluyo, conscientemente o no,  en mi mismo todo lo que me rodea y con su ayuda asciendo.

Ciertamente, ¿si todo descendió desde el Mundo del Infinito hasta el nivel de nuestro mundo, en donde nos parece que existe sin estar conectado a un todo, entonces, cómo es posible que objetos y acciones de nuestro mundo no estén vinculados por el único propósito desde el cual descendieron hasta nosotros? ¿Cómo puede haber algo en nuestro mundo que no haya llegado desde el Mundo del infinito? Y si descendieron desde el Mundo del infinito significa que se originaron en la unidad que existió allí y después, al descender, tomaron la forma del rompimiento, el distanciamiento y el aislamiento.  

Por eso, cuando asciendas por la escalera espiritual, debes elevar contigo a toda la realidad, todo “este mundo”. Está escrito que, cuando uno asciende espiritualmente, eleva consigo mismo  (corrige) a todos los niveles de la naturaleza: inanimado, vegetativo y animado.

(Extracto de la lección según el artículo de Rabash, correspondiente al 06 de septiembre 2010.)

Material Relacionado:

El tercer elemento

Aviso espiritual

Todo el mundo está esperando que nosotros hagamos las correcciones

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: