La Luz a través de las grietas en la pared

El Superior nos presenta su parte inferior, Maljut, como un hueco negro, que no promete nada bueno. A propósito se nos muestra al “Mundo Superior” (el mundo espiritual) con tan poco atractivo. Entretanto, en “este mundo”, que sentimos dentro del Keter del inferior, al menos encontramos un poco de placer. 

Yo existo en un estado tal, que incluso este mundo no me atrae, y el estado del Superior me parece todavía peor. En realidad, no me llenan mis deseos egoístas de recibir, pero el Superior me hace la carga más pesada al sugerirme, “¡Tú querías estar en el otorgamiento!” Yo no tengo nada.  Y sin embargo el Superior me está diciendo, “¡Vamos, comparte lo que tienes con los demás!”

Por consiguiente, puedo aceptar lo que el Superior me sugiere solamente si no pienso, si no pongo condiciones y no a través de mis propios esfuerzos. Únicamente lo puedo lograr con la fuerza de la Luz, sin hacer planes y sin tener esperanzas de llenar mi egoísmo al recibir algún beneficio en “este mundo”.

Lo más importante para una persona es lograr llegar al estado de otorgamiento. Y entonces, lo tendrá todo, pero sólo después de que lo rechace. Recibirá el llenado (o la satisfacción), pero no por medio de la recepción, sino a través del otorgamiento.

Así es como debemos contemplar el mes de Elul antes del comienzo del Año Nuevo, el inicio del viaje espiritual. ELUL, como un acrónimo, quiere decir, “Yo soy para mi Amado y mi Amado es para mí”. El Superior me entrega estas condiciones desesperanzadoras para que con su ayuda pueda liberarme de mi estado egoísta. De hecho, si Él me prometiera algo bueno, nunca podría apartarme de mi egoísmo, encadenado a éste por el placer.

Está escrito: “El Creador coloca la mano del hombre en un buen destino”, al sumergir su vida en las tinieblas y el vacío, pero por el otro lado, le revela al hombre un tenue rayo de Luz para mostrarle el camino de salida de esta oscuridad. Este rayo de Luz no es una ganancia egoísta y material. El Creador me provee con la ayuda en mi sendero espiritual: Él me conduce a un grupo cabalístico, en donde puedo ejercer mi libre albedrío y elegir el ambiente correcto.

La Luz “ilumina” un poco, es decir, que me da la sensación de que el otorgamiento en particular es la Luz. Me hace sentir que la Luz es el ascenso por encima de mi egoísmo, en donde no importa si está lleno o vacío pues lo que cuenta es con Quien me encuentro conectado.

El Creador me hace saber lo siguiente: Sufres en el estado corporal, por lo tanto no busques el llenado material. Más bien, al encontrarte en este estado mira hacia arriba: piensa que puede existir otra vida, otros valores, dentro del otorgamiento, en otra dimensión (de felicidad).

Esto significa que el rayo de Luz me ilumina a través de las grietas en la pared que me separa del Mundo Superior, el mundo de paz (el descanso de mi egoísmo y mi preocupación por estarlo llenando) y perfección (que es la aspiración al otorgamiento y el amor).

(De la segunda parte de la lección diaria de Cabalá del 6 de septiembre de 2010 sobre Shamati # 42.)

Material Relacionado:

Como recibir la inteligencia superior

No te toca completar el trabajo busca al creador

De que depende el futuro del mundo

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: