La unificación de las almas = equivalencia con la Luz

Baal HaSulam dice que sólo uniéndose al grupo es posible unirse con la Luz. De otro modo, la Luz no nos “percibe” pues necesitamos ser semejantes a ella. Y cuando nos unimos, somos como un enchufe que entra en el contacto debido a la equivalencia contraria de su forma.

La Luz ya puede influirnos en todos los espacios vacíos dentro de nosotros y corregirlos volviéndolos similares a ella, según sea  nuestro deseo durante los estudios.

Con el fin de organizar la forma correcta de estudiar los artículos de Baal HaSulam, su hijo mayor, Rabash, creó un método de conexión con los escritos de su padre. Si lo empleamos, podemos tener la certeza de que lo llevaremos a cabo correctamente.

No debemos olvidar que todos los cabalistas hablan sobre la necesidad de un grupo en el cual implementemos el método y nos volvamos semejantes a la Luz. La persona no es capaz de hacerlo solo. Incluso si la persona existe en una gran altura espiritual, no podrá ascender más o permanecer en el grado que logró, sin la unificación. Si ya ha alcanzado el grado 124, de cualquier forma no podrá ascender al último grado 125 si trabaja solo.

Recuerden la historia del Rabí Yosi Ben Kisma quien dijo que si tuviera que dejar a sus estudiantes, no tendría la posibilidad de avanzar y perdería el nivel que ya poseía. El hecho de que ellos fueran pequeños y él fuese el maestro era irrelevante; lo que era importante era que estaban juntos.

Si existe una unificación, hay equivalencia con la Luz. Sin unificación, no hay equivalencia. Esta es una condición obligatoria.

(De la cuarta parte de la lección diaria de Cabalá del 16 de septiembre 2010, de la lección sobre el aniversario luctuoso de Baal HaSulam.)

Material Relacionado:

Unificación de las almas = equivalencia con el creador

Todos vivimos por el bien se los demás

La pirámide de la unidad

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta