No perdamos el Punto de Adhesión

Si hubiéramos sido corregidos en el Mundo del Infinito, todas las influencias de lo Alto (de la peor hasta la mejor, las cuales se sienten en nuestro deseo de recibir placer o en nuestra materia) no habrían cambiado en lo más mínimo nuestra actitud hacia el Creador. Se debe a que nuestro deseo se encontraría bajo la Primera Restricción (Tzimtzum Alef), debajo de la pantalla, en otorgamiento, o la Luz Reflejada.

Entonces, usaríamos todos estos estados por los que pasamos, desde un llenado enorme hasta un vacío total, con el solo propósito de justificar al Creador, glorificarle, honorarle y darle gracias. Esto es así porque, en estos diferentes estados, que van desde el vacío hasta el llenado, Él nos da la oportunidad de determinar nuestra actitud hacia Él como algo que es independiente de lo que recibimos de Él, sin ninguna conexión con nuestro deseo para recibir placer o nuestra sensación dentro de éste.

Como resultado de esto, sólo le agradeceríamos por la oportunidad que nos brinda de elevarnos por encima de nuestro deseo, de nuestra naturaleza, en la fe (otorgamiento) por encima de la razón (llenado), en “otorgar con el fin de otorgar” (Galgalta ve Eynaim o GE) y en “recibir para otorgar” (GE más AJaPÓzen, Jótem, Pe). De esta forma, aceptaríamos todos los estados con un único propósito: usarlos para sentir El Infinito en cada uno de ellos.

Esto es, tendríamos una intención completamente corregida, independientemente de la medida del llenado y la sensación en el deseo, desde el vacío absoluto y un tremendo sufrimiento hasta un llenado completo que causaría que trasladáramos toda nuestra atención del Creador hacia nosotros mismos. Si nos corrigiéramos a tal grado nos encontraríamos en el Mundo del Infinito.

Nosotros determinamos nuestro peldaño en la escalera espiritual en relación con la completa corrección, el Mundo del Infinito. Lo hacemos de acuerdo a nuestra capacidad para justificar los estados que Él nos da para existir por encima de la sensación que sentimos en nuestro deseo, mantener la intención y estar en conexión con Él, el Dador, con el fin de convertirnos en semejantes a Él, tomando como base nuestras sensaciones.

El Creador nos dio un punto de adhesión con Él. Sin embargo, como contrapeso, también creó en nosotros el deseo de recibir placer y lo está incrementando constantemente. Este deseo anula el punto de adhesión. Sin embargo, tenemos que usar el deseo que nos aleja de la adhesión y aumentar la conexión con el Creador precisamente con la ayuda de dicho deseo. Así es como avanzamos.

(De la primera parte de la lección diaria de Cabalá del 6 de septiembre 2010, Y Jacob salió.)

Material relacionado:

Nuestra tarea es adherirnos al superior
Boleto al mundo del infinito
La vida colectiva de la luz y el deseo

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: