No te apoyes en la mente

La sabiduría de la Cabalá no se aprende con la mente. La Luz nos afecta y la Cabalá gradualmente crea dentro de nosotros la sensación de la imagen de los actos del Creador. De esta imagen, poco a poco absorbemos la sabiduría de la Cabalá y nuestro mundo interior, espiritual.

Revelamos dentro de nosotros le nueva realidad que no podemos entender con la mente terrenal (corpórea). En el principio, el deseo de recibir fue creado, seguido por el desarrollo de la mente que era necesaria para alcanzar lo que se deseaba. Por consiguiente, si aun no poseemos las vasijas (los deseos) de otorgamiento, tampoco tenemos la mente para aprehender los textos cabalísticos.

Todas las recomendaciones de los cabalistas están diseñadas solamente para preparar e inducir dentro de uno mismo el cambio de propiedades, de la recepción al otorgamiento. Además, según nuestros deseos, empezaremos a sentir. De las sensaciones, empezaremos a entender.

Toda la sabiduría de la Cabalá tiene el propósito de llegar a conocer al Creador. Si yo me fijo  la meta de entender el texto, me corto de la habilidad de sentir el alcance espiritual.  Se debe a que empiezo a trabajar con la mente corporal que se convierte en lo más importante para mí.

Este coloca un obstáculo en mi camino hacia la revelación del Creador. Mi mente corporal bloquea mi habilidad de atravesar la imagen de las propiedades espirituales. Es debido a esto que Baal HaSulam se sintió muy molesto cuando se reunió con los “cabalistas” de Jerusalén, quienes memorizaban mecánicamente el texto de El Zohar.

[21588 – De la tercera parte de la lección diaria de Cabalá del 20 de septiembre 2010 sobre Talmud Eser Sefirot.)

Material Relacionado:

El libro que guarda el secreto de quien soy yo

El sendero hacia el palacio del creador

El orgullo la soberbia nos sepra de la luz

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta