Preparando un lugar para el Creador

El Creador constantemente despierta a una persona al revelar el dolor de la Shejiná y los descensos. Uno debe ver todos los ascensos y descensos desde la perspectiva correcta: ¿Qué debo lamentar, y  qué lamento realmente?

Tengo que hacer un análisis y gradualmente, con la ayuda de la Luz, aspirar a la intención de otorgar. Previamente esperaba que la Luz me fuera revelada, pero ahora quiero que me cambie.

Realmente, no tiene sentido esperar que la Luz súbitamente comience a brillar. El Creador está en todos lados, pero carecemos de equivalencia con Él para sentirlo.

Por esto es necesario seguir un orden para las correcciones propias: cómo relacionarse con uno mismo, con su ambiente, el maestro, y el lugar de la revelación del Creador (la Shejiná), que uno debe crear junto con los amigos y prepararlo para la presencia del Creador. Gradualmente se vuelve claro que todos los problemas de cada persona en el mundo están enfocados sólo hacia corregir la Shejiná.

Esto es lo único que nos debe preocupar. Es suficiente llevar la Shejiná al primer grado de los 125 grados de corrección, y el Creador inmediatamente se revelará a ese grado. Él está en reposo y Su revelación depende sólo del grado de nuestra similitud con Él.

(De la primera parte de la lección diaria de Cabalá del 27 de septiembre 2010, sobre Los escritos de Rabash.)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: