Siempre un nuevo comienzo.

El trabajo espiritual constantemente comienza de nuevo. Nosotros tenemos que entender esto, aceptarlo y estar agradecidos por este nuevo comienzo.  Una persona siempre comienza como si no hubiese tenido nada antes. Todo se borra.

 “Nukva siempre regresa a su estado virgen”. Esto significa que yo no retengo ninguna experiencia de mi vida en el camino hacia Él, el contacto completo con el “Novio” o el Creador desaparece. Uno no debe tomar nada del pasado consigo. Es justamente lo opuesto: Se debe rezar para recibir la habilidad de olvidarlo todo. Es mejor, si yo no sé nada.

Estando en el deseo egoísta, somos incapaces de imaginar cómo uno puede rechazar sus experiencias. Sin embargo, no necesitamos ningún conocimiento. Necesitamos la mente solamente con el propósito de comenzar de cero cada vez como una hoja de papel en blanco. Si somos capaces de hacer esto, entonces estamos, de hecho, aproximándonos a la fe u otorgamiento.

 Yo no necesito la mente para otorgar. Todo lo que necesito es una actitud pura que no se ate a nada del estado pasado, el cual seguramente esta corrupto porque yo aun no he alcanzado el  Infinito y el Final de la Corrección. Así es que Nukva y Zeir Anpin regresan cada vez a su estado mínimo, un punto y seis Sefirot.

Uno necesita aprender esto como una condición necesaria para el avance y tratar de aceptarlo con comprensión, amor, y regocijarse cada vez que uno comienza desde la zona cero.

(Extraído de la tercera parte de la lección diaria de Cábala del 15 de septiembre 2010 sobre Talmud Eser Sefirot.)

Material Relacionado:

Que cada dia sea nuevo para ti

Son las mismas diez sefirot en todas partes

Romper completamente con el pasado

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta