Somos infinitos reunidos en un círculo

Pregunta: ¿Si una persona no existe excluido de los otros, entonces porqué cada uno de nosotros tiene una sensación de que la realidad es creada para él y que el Creador se relaciona con él personalmente?

Respuesta: Este es un grado de exclusividad que cada uno de nosotros posee. Viene a nosotros del Creador y constituye nuestra raíz que nos hace diferentes uno de otro. Esto nos obliga a cada uno a implementar nuestra condición de ser únicos, al ser cierto que “el mundo es creado por mí”. Esto es lo que toda persona debe declarar y validar para sí mismo. Sin embargo, no debe ser hecho a “expensas” de los otros, sino para el beneficio de otros.

Yo soy el que corrige este mundo; las otras personas son sólo parte de mí. Este hecho me obliga a tratar a los otros como si dependieran de mí. Tengo que unirme a ellos con el poder de mi amor y yo soy el que lo define.

Cuando mi punto se conecta con sus puntos, yo me convierto en su “cabeza”, es decir la cabeza de un cuerpo que es llamado el “alma común”. Soy yo el que está tomando decisiones, creando conexiones y llenándolas con la Luz del Creador porque para ellos yo represento la fuente o el Creador. Hay alguien más, y ese eres tú. Tú eres el que hace lo mismo al conectar a otras personas (incluido yo) a ti. Tú, también, te conviertes en una cabeza de nuestro cuerpo universal, pero es un cuerpo diferente porque en tu caso está identificado por tu actitud correcta hacia otros.

Así, cada uno de nosotros es una personalidad única y no bloquea a las otras, sino que las complementa. Tú sientes la actitud personal del Creador, pero Él puede relacionarse contigo sólo a través del grupo. Similarmente, te relacionas con Él sólo a través del grupo.

El Creador es eso que se revela en la conexión entre nosotros. La Luz Superior se asienta específicamente dentro de los deseos de otorgamiento y la conexión entre las almas. Cuando todas las propiedades de otorgamiento se unen, la vasija para la revelación del Creador (una red de otorgamiento) se devela.

El deseo en sí mismo experimentó la Primera Restricción (Tzimtzum Alef) y dejó de recibir. Recibir es posible sólo a través de los lazos que conectan todos los deseos en un lugar donde una pantalla y la Luz Reflejada están presentes.

(De la primera parte de la lección diaria de Cabalá del 5 de septiembre 2010, Cuál es el asunto de que haga un pacto en el trabajo.)

Material relacionado:

Romper la pared entre los mundos
El intermediario entre el creador y el ser creado
Unificación de las almas equivalencia con el creador

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: