Ubicados entre el bien y el mal

El Zohar, capítulo, VaYeji (Y Iaacov vivió), Ítem 244:  244) Para el mundo por venir está escrito, “Pues como los días del árbol serán los días de Mi pueblo”. “Como los días del árbol”, significa el árbol de la vida. Al mismo tiempo está escrito, “La muerte será tragada para la eternidad”, pues no hay cambios y no  hay muerte en el árbol de la vida.

Este pasaje nos habla acerca de la situación que enfrenta una persona que se encuentra a las puertas de tomar una decisión: la elección entre el bien y el mal, en Klipat Noga. Todo este sistema se deriva de lo siguiente: Por una parte, el Creador le prohíbe a Adam comer del fruto del Árbol del Conocimiento, pero por el otro, Él le envía a una “mujer”, quien lo tienta para pecar probando el fruto prohibido.

Los dos opuestos coexisten. En cuanto a nosotros, no debemos confundirnos y sentir la grieta en nuestra percepción. Más bien, tenemos que darnos cuenta que el mismo desacuerdo se halla presente en cada estado, dentro del cual el Creador se nos muestra con dos facetas, dos diferentes actitudes hacia nosotros; todo con la finalidad de colocarnos en un predicamento en el cual no tendremos la posibilidad de discernir lo que debemos hacer y así nos veremos forzados a necesitar de Él.

A esto se le llama Klipat Noga, el punto de nuestra libertad que aparece en este punto específico,  en donde dos actitudes del Creador, la buena y la mala (como aparenta) llegan juntas y hacen que sea imposible diferenciarlas y eliminar el conflicto, sin tener otro remedio más que apelar a Él para que nos ayude.

(De la segunda parte de la lección diaria de Cabalá del 8 de septiembre 2010 sobre El Zohar.)

Material Relacionado:

Todos los malvados y los justos se encuentran dentro de mi

Como podemos encontrar nuestro punto de libertad

Reconocer la maravillosa oportunidad

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta