Un acelerador en el camino espiritual

Aquellos a quienes se les llama “Isra-El” (se afanan por el Creador) avanzan por su propio trabajo individual y separadamente del resto de la humanidad. Esto se debe a las Reshimot que han despertado dentro de ellos y al Creador que quiere acercarlos a Él.

Ellos ingresan a un proceso especial llamado la revelación del alma (el Creador o la espiritualidad que es uno y lo mismo). Paso a paso, tienen que develar gradualmente el proceso continuo por el que cada persona necesita atravesar de acuerdo a la velocidad con que se van realizando sus Reshimot.

Podemos acelerar este proceso, no modificarlo. Podemos apurar nuestro desarrollo si, utilizando todos los medios posibles, procesamos nuestros estados más rápida y correctamente. No cambiamos los estados mismos o el orden en que llegan. Nuestra única libertad es hacer uso del estudio y la conexión entre nosotros para aumentar nuestra consciencia y sensibilidad para comprender estos estados más rápidamente y justificarlos.

Al estar preparados para estos estados, los hacemos pasar a un paso más veloz y por lo tanto construimos una actitud diferente hacia ellos. Entonces, percibimos cada estado positivamente y con entendimiento. Aparte de nuestra actitud hacia lo que nos sucede, no tenemos ningún poder en absoluto para cambiar o influir en nada.

Nuestra actitud hacia todos los estados que percibimos y atravesamos (los cuales obviamente provienen del Creador) constituye nuestra intención. La intención es mi actitud hacia mi sensación y hacia su Fuente, pues “no hay nadie más aparte de Él”.

(De la primera parte de la lección diaria de Cabalá del 16 de septiembre 2010, Cuál es el asunto de los sufrimientos en el trabajo.)

Material Relcionado:

Una persona en el camino

El colisionador interno

Análisis y síntesis

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: