Una “trampa” para la Luz

Pregunta: Pasamos toda nuestra vida persiguiendo la “zanahoria”, pero nunca podemos atraparla. ¿Entonces, cuál sería la diferencia entre perseguir la “zanahoria”, y nuestros esfuerzos por revelar al Creador?

Respuesta: Si una persona persigue lo que sea, una “zanahoria” o el Creador, estimulado por sus deseos de recibir egoístas, entonces nunca recibirá nada. Según la ley de la creación, nada puede ingresar en el deseo de recibir, excepto Kista de Jayuta, una minúscula porción de Luz de corta duración, que nos da la sensación de una vida, pequeña y corta.

Si una persona desea sentir una vida más grande, es posible hacerlo con un deseo diferente. Por ejemplo, pesco un pez con una caña de pescar, una mariposa con una redecilla, un animal con una trampa y un pájaro con una red. Existe una herramienta para atrapar a cada tipo de animal.

De igual forma, nuestro deseo de disfrutar no puede sentir nada más que esta pequeña vida de corta duración. Algo más grande sólo puede sentirse con una “trampa” distinta que podemos fabricar. Solamente la podemos sentir en el deseo de otorgar.

La queja que expresaste en tu pregunta es correcta. En mi deseo natural no tengo la posibilidad de ser feliz. Para ser feliz tengo que reemplazar mi deseo “de recibir” con el deseo “de otorgar”. Después de todo, lo más importante no es el deseo, sino el llenado.

(De la segunda parte de la lección diaria de Cabalá del 15 de septiembre 2010, sobre El Zohar.)

Material Relacionado:

Fusionandonos como pequeñas gotas de agua

Hacia la verdad a través del engaño

Dirigido por la lengua de la serpiente

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: