Una morada en el mundo del Infinito

Pregunta: Está escrito acerca de la fiesta de Sukkot: “Sal de tu residencia permanente para habitar  en una morada temporal”. ¿Piensa que una persona en su sano juicio puede dejar una casa segura y cómoda y mudarse a una choza temporal?

Respuesta: De cualquier forma nos vamos a ver obligados a cambiar nuestra residencia egoísta a pesar de nuestros deseos. No importa que tan sólida te parezca tu casa ahora, todos saben que es temporal  y que nos mudaremos a otro lugar permanente.

Pero la Cabalá invita a la persona a “salir de tu residencia permanente” que parece ser tan segura y mudarse por anticipado a una “temporal”. Nuestro egoísmo nos pinta al mundo como algo permanente, pero el estudio de la Cabalá nos revela una relación diferente entre los mundos: el mundo del otorgamiento es permanente porque una persona de hecho se une con el Creador y alcanza la eternidad y la perfección en el Mundo del Infinito.

Nosotros, como niños pequeños, estamos apegados a nuestra residencia de hoy en día; tenemos miedo de mudarnos lejos y abandonar nuestro juguete favorito. Incluso como adultos tenemos problemas si debemos renunciar a nuestras opiniones y ver al mundo en forma distinta. La diferencia entre una morada temporal y una permanente es que con la ayuda de un nuevo ambiente, estoy intentando separarme de mi ambiente anterior, nuestra “residencia permanente”.

En mi ambiente anterior, me encontraba bajo la presión de los medios, las opiniones de los colegas y los vecinas. Me veía obligado a ser y pensar como todo los demás. Dependía de una multitud de factores que definían mi “residencia permanente”; tenía una deuda con todos y corría sin sentido como todos los demás. Todos entienden y están de acuerdo con esto.

¡Pero, entonces la residencia permanente resulta ser como un campo de concentración y no puedo escapar!  Empiezo a mirar fuera de mi mismo y a comprobar que esta vida permanente es en realidad temporal y que pronto llegará a su fin. Bajo la nueva influencia de los libros y la opinión del grupo, poco a poco abandono la “carrera desaforada” que se llama la vida y veo ahora mismo mi “morada permanente” (un estado) dentro de la Luz Superior, en su absoluta quietud, en este mundo y en mundo por venir.

(21766 – De la segunda parte de la lección diaria de Cabalá del 22 de septiembre 2010, Carta 51.)

Material Relacionado:

La metodología del nacimiento espiritual

El mundo del infinito: ¡aquí y ahora!

Sal de una casa segura y vive en una cabaña

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: