“Vuelve tu rostro hacia la pared”

El Zohar, Capítulo “VaYeji (Y Yaacov vivió), Ítem 392: Una pared es el Señor de toda la tierra, la Divinidad, tal como está escrito, “He aquí el arca del pacto, el Señor de toda la tierra”. Por lo tanto, el arca del pacto, la Divinidad es el Señor de toda la tierra, lo cual es una pared, y por esta razón, “Ezequías volvió su rostro hacia la pared”.

Debemos volvernos hacia Maljut, nuestra vasija espiritual colectiva (Kli, deseo) en donde todos estamos conectados. A esto se le llama “volverse hacia la pared”, con la petición que queremos formarla y ver que nos separa del Creador.

A medida que restauramos esta pared uniendo todos nuestros deseos, comienza a enlazarnos con el Creador y cambia de ser una pantalla que separa en una pantalla que conecta.

¿Cuál es la condición que lo hace posible? Si nos “reclinamos”, es decir que no llevamos a cabo las acciones, entonces el Rosh (cabeza), Toj (cuerpo) y Sof (extremidades) de nuestro Partzuf espiritual (alma) se encuentran en el mismo nivel. Por consiguiente, volvemos nuestra cara hacia la pared y deseamos que nuestra conexión se vuelva verdaderamente  un punto de conexión al Creador.

Es en este momento que la Shejina, nuestra unidad se vuelve una vasija (Kli) de llenado.

(21907 – De la segunda parte de la lección diaria de Cabalá del 24 de septiembre 2010, El Zohar.)

Material Relacionado:

La ley de las vasijas intercomunicadas

Aspirar a la luz

Cuando abres el zohar y el zohar se abre para ti

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: