Altruismo auténtico y ayuda humanitaria

Pregunta: Baal HaSulam escribe que el amor mutuo debe ser tan profundo que estaremos dispuestos a dar la única almohada que tenemos. ¿Significa esto que tenemos que satisfacer las necesidades materiales del otro también?

Respuesta: ¡No tengo nada con qué llenar esos deseos! ¿De dónde voy a obtener 7 mil millones de almohadas para toda la humanidad? Si todos se preocupan sólo por otorgar, una persona tendrá sólo necesidades de mantenerse a sí mismo. ¿Qué sería entonces capaz de dar a otros?

Una ley nos prohíbe abandonar las necesidades sin las cuales no podríamos sobrevivir. Esto se refiere a la supervivencia del cuerpo animado que no debe ser ignorada. Así, resulta que no tengo nada que dar a otros, y no se requiere eso de mí. Si me he ajustado correctamente en relación al proceso de corrección, no tendré ni dinero ni comida extra para regalar ya que vivo solamente para el otorgamiento y no tomo para mí nada más allá de lo que es necesario.

Sin embargo, estamos olvidando que nosotros no tenemos que hacer nada. Todo es arreglado por la Luz. Sólo tenemos que crear la conexión para que la Luz actúe a través de nosotros. Si estoy pensando en la necesidad de otro, él recibirá lo que necesita. Soy Yo quien lo arreglé para él. Al hacerlo, me he convertido en equivalente al Creador porque he evocado el acto de otorgamiento.

No puedo hacer más que motivar a la Luz para que actúe. Esto significa que elevo el MaN (Mayin Nukvin, aguas femeninas) que es una petición o plegaria. Mi MaN, petición, de Maljut funciona de manera similar  a como MAD (Mayin Dujrin, Aguas Masculinas), responden, desde Biná. Elevo a Biná toda mi voluntad de recibir hasta la magnitud de ZAT De Bina. Todo se resuelve en el pensamiento: Yo proporciono el deseo de llenar al amigo, pero es el Creador quien lo llena. Yo soy sólo un hilo conductor entre la otra persona y el Creador. Así es como el mundo es creado en mi imaginación para que pueda corregirme.

Yo siento que no necesito nada para mí mismo excepto otorgar a otro. Siento su deseo por encima del mío y, por encima del suyo, siento el deseo del Creador, una oportunidad de llenarlo y deleitarlo. Si organizo mis deseos de esta manera, significa que realizo mis acciones. El Creador llevará a cabo esos actos, y alcanzaremos la unicidad. Yo pedí a Él el unificarnos en adhesión, y Él lo hizo. Sólo necesito seguir pidiendo.

El Creador hace intencionalmente que otros carezcan de algo. Es hecho así para que desarrolle un deseo de pedirle al Creador que llene la carencia del otro, de manera que desee ser uno con Él, fusionarme y hacerme igual a Él. Él creó todo el mal en el mundo y desea que yo actúe por el bien de todos como su guardián y cuide de todos ellos. Él llena al mundo con la Luz del Infinito, y luego desaparece, dándome una oportunidad de traer la Luz de regreso a este mundo.

Sin embargo, debo entender que así es como el mundo es trazado por mi imaginación en mi “Matriz (Matrix)” o la ilusión específica que debo vivir para mi corrección. Si trato de regalar algo, es decir, trato de corregir al mundo y no a mí mismo, entonces sólo dañaré más al mundo para que me dé cuenta de qué error he cometido y comience a corregirme después de todo. Vemos claramente que cualquier “ayuda humanitaria” trae un daño adicional al provocar terrorismo, robo, y desocupación.

(22555 –  De la cuarta parte de la lección diaria de Cabalá del 4 de octubre 2010, El amor por el Creador y el amor por los seres creados.)

Material Relacionado:

La unión de los corazones es la unión de biná y maljut

Una llamada de socorro

Entorno apropiado

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas:

Próximas Entradas: