Ascenso Espiritual

Nosotros estudiamos los textos cabalísticos sobre el Mundo Superior, la parte oculta de la realidad.

Los cabalistas describen esta realidad, este mundo, en una forma poética y, no entendemos lo que dicen. Parece como si adoptaran las palabras de este mundo para describirnos el Mundo Superior.

¿Por qué es esto así?

Se debe a que el Mundo Superior es el mundo de las fuerzas, las cuales bajan a nuestro mundo y realizan acciones en él. Todos los eventos que tienen lugar en este mundo los vemos como el resultado de las fuerzas que los provocan. No percibimos dichas fuerzas, no sabemos ni sentimos de dónde vienen. Sólo vemos los efectos de su acción: nuestro mundo y nosotros.

Se nos ha dado la oportunidad de leer y escuchar acerca de las Fuerzas Superiores, cómo descienden y ponen este mundo en movimiento. Los Cabalistas nos describen esto para que, en nuestro camino de regreso a la fuente, podamos elevarnos por encima de las acciones que estas fuerzas ejercen aquí, en nuestro mundo, y subir hasta sus raíces. Si leemos los libros escritos por los cabalistas con esta intención, estos textos nos afectarán y, poco a poco, en la medida en que nos esforcemos, empezaremos a abordarlos más a fondo, como un niño que, gracias al juego, va, poco a poco, desarrollándose y creciendo.

Pero, hay una condición más: Las fuerzas a las que deseamos ascender no son simples, como en nuestro mundo. Las Fuerzas Superiores son opuestas a nosotros; son fuerzas de otorgamiento y, nosotros somos la materia que recibe, el deseo de sentir placer, el cual es afectado por ellas.

Con el fin de alcanzar la naturaleza del otorgamiento desde la de recepción, tenemos que organizarnos en un grupo, antes de abrir El Libro del Zohar y, mientras leemos en el grupo, tratar de pensar todo el tiempo en nuestra unidad, ya que ésta es la naturaleza de las Fuerzas Superiores que nos están afectando. De esta manera, dichas fuerzas nos afectarán, no sólo a través de su acción de gobierno, como lo hacen en relación a toda la humanidad y el mundo, sino también con su atributo de otorgamiento.

Todo ocurre de acuerdo a nuestro deseo. Si deseamos, no sólo ser afectados por las Fuerzas Superiores, sino llegar también a la equivalencia con ellas, alcanzando, de este modo, el atributo de otorgamiento, veremos cómo, poco a poco, vamos cambiando y convirtiéndonos en parte de estas fuerzas, cuya cualidad es la de otorgar.

Esto significa que, gradualmente, ascendemos, de este mundo, al nivel de las Fuerzas Superiores. Evidentemente, no ascendemos y descendemos físicamente, sino que empezamos a estar organizados interiormente, dándonos cuenta y estando de acuerdo con la fuerza misma del otorgamiento, la cual nos afecta cada vez más, haciendo que nos identifiquemos con ella.

 Esta fuerza me llena cada vez más y, yo actúo en consecuencia. Esto se considera como un “ascenso espiritual” que se lleva a cabo bajo la condición de que esté en el grupo y de que desee, como todos los demás, sentir cómo nos llena la fuerza de otorgamiento.

Pensemos en esto mientras leemos El Zohar y, ¡tendremos éxito!

(24181 – De la segunda parte de la lección diaria de Cabalá del 19 de octubre 2010, El Zohar.)

Material Relacionado:

A través de el zóhar avanzamos hacia la línea del infinito

La línea de ensamblaje espiritual

Estamos subiendo por los escalones de los mundos en una escalera eléctrica

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta