Conviértete en el Primer Ministro del Creador.

Pregunta: No entiendo ¿cuál es la libertad que debemos obtener?

Respuesta: Nuestra libertad equivale a obtener el deseo de otorgamiento que nos llena con satisfacción infinita. El objetivo es alcanzar el estado más confortable de existencia, sin embargo, esto requiere, de nosotros, que primero cambiemos y nos corrijamos a nosotros mismos.

El Creador, Quién es Bueno y Benevolente, deseó crear un ser para otorgarle placer ¡Él nos dará ese placer! Todavía, como un niño pequeño, sueño sólo con una cosa: que mis padres me den una bicicleta como regalo. Para mí, es el sueño más grande, pero mis padres temen que yo maneje en una carretera peligrosa entre automóviles. En vez de comprarme una bicicleta, ellos desean enseñarme a tocar el violín. ¿Tú entiendes la diferencia?

De manera similar, el Creador desea que “toquemos el violín”, pero nosotros queremos la “bicicleta” para que nuestro egoísmo la maneje. Cuando hagamos nuestro deseo como el Suyo, cambiándonos a nosotros mismos y dándonos cuenta que tocar el violín conlleva a la alegría más grande, entonces recién obtendremos todo el placer preparado, por Él, para nosotros. Después de todo, el Creador instaló placer en el “violín”, y no en la “bicicleta”, y yo tendré que cambiar mi deseo porque no tengo otra opción. Sin embargo, como resultado, yo puedo obtener placer cómo fue concebido en el plan de la creación.

Mi recompensa, en este mundo, es el de construir gradualmente el ambiente necesario para mí mismo. Yo busco y discierno que ambiente es requerido para avanzar con el ejemplo que el Creador me dio, y por hacer esto, me construyo a mí mismo. De todas las oportunidades que me han sido dadas, yo construyo para mí una “envoltura” que pueda usar.

La persona crea, para sí misma, un nuevo mundo, su próximo estado espiritual, él no simplemente se entrega en las manos del Superior, permitiendo que el Creador haga todo lo que Él desee. Más bien, el individuo tiene que saber, con precisión, en qué tipo de persona quiere llegar a ser, y por medio de qué fuerzas e influencias lograrlo. La persona se crea a sí misma, y a su nuevo mundo.

Este es el tipo de libertad, que hace de ti, un Creador. Tú empiezas a entender que todos los componentes de la naturaleza, se unen como un juego de rompecabezas en constante renovación, de acuerdo a tu opinión y avance hacia la forma del Creador. Tú estás construyendo este mundo. Esta opción de escoger te garantiza nuevos deseos e instrumentos de percepción. Al construirlo, llegas a conocer y entender al Creador, Su fuerza Superior, el programa de la creación, y sus leyes que seguimos. Por tanto, puedes controlarlo todo.

Resulta que estas tomando el lugar del Creador y tú eres el que gobierna todo. Al invitar la fuerza que te gobierna, tú la aceptas, y con su ayuda, tú gobiernas el mundo. Tú y tu libre albedrió serán el fundamento. Ya no eres gobernado, ahora eres el qué gobierna. Para hacer esto, solo necesitamos averiguar en qué consiste nuestra libertad.

(23699- De la cuarta parte de la lección diaria de Cabalá del 15 de octubre del 2010, “La Libertad”)

Material Relacionado:

No pierdas la oportunidad

El enfoque en lo importante

El pasaje angosto hacia

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta