Cuando mi hijo es tomado rehén.

Pregunta: Siento que mi meta espiritual, mi “niño”,  está en manos de rehenes. ¿Cómo puedo recuperarlo?

Respuesta: No necesita recuperarlo, pero si asegurarse de que estas personas te son leales.

Dios bendice si te preocupas por eso como si fuera tu hijo. Por ejemplo, si su hijo fuera a parar a manos de enemigos, ¿se puede imaginar cómo se sentiría? Después de todo, él está ahora con los rivales implacables, y hacerle daño les trae un tremendo placer.

Continúa la pregunta: ¿Y ellos son mis amigos?

Respuesta: Sí, lo son. Es por eso que los llamamos amigos. Ellos son con los que tienes que unificarte. De hecho, si hubieran  estado ya unidos como un todo, sentirías que estás en el mundo del Infinito ahora. Estos son las reglas iniciales, y no vale la pena tratar de pintar la imagen de color rosa. Nuestro egoísmo esconde muchas más aspiraciones horribles.

¿Siente usted ahora qué tan grande debe su preocupación? Su descendencia permanecerá en manos de enemigos, y ellos constantemente buscarán la manera de dañarlo, pero no para matarlo, pero sí para que sufra más. Su única oportunidad es convertir su odio en amor. Por lo tanto, sólo debe preocuparse en cómo hacerlos sus amigos y hacerse amar por ellos.

Piense en cómo lograr esto. En el grupo, esta preocupación tiene que estar presente y sentida. Incúlquelo en los demás; pídalo durante el estudio debido a que una oración durante la lectura de los textos cabalísticos es la más eficaz.

(23408 – De la lección diaria de Cabalá del 8 de octubre 2010, El Arvut.)

Material Relacionado:

La ciencia de la luz para el mundo

No hay nadie más cercano a un niño que su madre

La espiritualidad no se puede alcanzar con la mente

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: