De duelo por la Shejiná en el exilio

Es muy difícil sentir el exilio espiritual. Para eso, se necesita sentir el estado opuesto de redención espiritual. Y para que esto ocurra, se tiene que sentir la Luz Circundante (Or Makif), una sensación implícita del atributo de otorgamiento.

¿Qué quiere decir “la Shejiná (la Divinidad) en el exilio”? ¿Cómo debo hacer duelo por ella, lamentar la ausencia de un lugar para la revelación del Creador? O más bien, ¿cómo debo llorar por mi insuficiencia e incapacidad para encontrarle a Él, en lugar de sentirme mal porque no le puedo ver?

Ciertamente, todo el mundo quiere ver al Creador. Pero sólo la persona que ha recibido Or Makif puede sufrir por no ser apto para Él. Nadie siente que necesita a la Shejiná. ¡Si el Creador existe, que se me revele, pues seguramente eso sería lo mejor! Pero, nadie se entristece por el lugar en donde esta revelación debería ocurrir.

Existe una enorme diferencia. La revelación del Creador se percibe egoístamente como recepción. Pero, el lugar de Su revelación debe construirse con nuestro anhelo de revelar egoístamente al Creador convirtiendo el deseo de encontrarle en la intención de lograrlo en aras de Él. Esta es la preparación del lugar cuyo atributo permitirá al Creador revelarse a nosotros.

Es lo mismo que en nuestro mundo: todo surge en mí según mis atributos. Sólo cuando he ajustado mi percepción a la influencia exterior, puedo reconocerlo en el medida en que nuestros atributos (su órgano de exposición y mi órgano de percepción) sean iguales. Todo depende de la corrección de las herramientas de percepción.

La Shejiná es el lugar que tenemos que crear con la suma de nuestras aspiraciones por el Creador y corregirlo con nuestra intención de otorgamiento. Primero, la persona necesita un enorme deseo de revelar al Creador para su propio beneficio (Lo Lishma). Sólo después uno comprende la necesidad de corrección, lo cual ocurre si usa el ambiente y atrae la Luz que Reforma estudiando junto con el grupo.

Ahí es cuando la persona comienza a darse cuenta que el triunfo se obtiene únicamente en la equivalencia de forma o la intención del otorgamiento, que le permiten adaptarse a la revelación del Creador, el atributo de otorgamiento. Ahora que tiene algo que corregir, se inicia la fase de corrección.

(22048 – De la primera parte de la lección diaria de Cabalá del 27 de septiembre 2010, sobre Qué es en el trabajo Israel cuya Divinidad en el exilio está con ellos.)

Material Relacionado:

La crisis es la revelación de nuestras conexiones rotas

El maximo turno nocturno

Un salto hacia la corrección

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta