Desarmarse enseña cómo re-armarse

En el camino espiritual tenemos que hacer esfuerzos como un niño inquieto que corre como loco, causando estragos, rompiendo y destrozando cosas. Él carece de sentido, pero después de dejar caer un vaso algunas veces, descubrirá su fragilidad y aprenderá a sostenerlo adecuadamente. Teniendo algo desarmado, aprenderá cómo poner las piezas de nuevo juntas. 

De manera similar, tenemos que lograrlo con la ruptura del alma colectiva que sucedió antes de nosotros, para descubrir las fuerzas de la ruptura. De lo contrario no sabremos cómo reunir todas las almas quebradas en un todo único. 

(22627 – De la primera parte de la lección diaria de Cabalá del 5 de octubre 2010, Qué buscar en la Asamblea de Amigos.)

Material Relacionado:

La espiritualidad comienza con la ruptura

La realidad humana

La revelación del rompimiento

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: