El dulce dolor de la criatura

En el principio, Zeir Anpin y Maljut son las seis Sefirot de Zeir Anpin y un punto de Maljut. Como todos los mundos y Partzufim del Mundo de Infinito hasta Zeir Anpin, están diseñados solamente para Maljut. Maljut es el ser creado que por ahora es sólo un punto: “el punto en el corazón“. ¡Tenemos que agrandarlo!

¿Cómo entonces crece la criatura crece y qué tiene que hacer el Superior por esta? En Maljut, en el punto que está penetrando en su Jazé, Zeir Anpin evoca una sensación de juicios (Dinim) y restricciones, es decir, él agita los deseos que están exigiendo ser satisfechos para que este punto despierte y comience a crecer.

Esas restricciones descienden hasta Maljut desde la madre, Biná. A través de las Sefirot Superiores, GAR De Zeir Anpin, ellas entran a Keter de Maljut. Es considerado como Rosh Hashana o el comienzo (cabeza) del año, el comienzo de Maljut es llamado “un año”.  Aquí es donde su despertar comienza.

Su entero desarrollo posterior ocurre mediante las Sefirot inferiores de Zeir Anpin, su NHY (Netzah, Hod, Yesod). Para lograr esto, Zeir Anpin tiene que alcanzar el estado de Gadlut (adultez), la que él recibe de la madre, Biná, debido a “el sonido del Shofar“. Este despierta en Zeir Anpin sus propios deseos, las Sefirot de NHY, lo cual ocurre durante los “diez días (Sefirot) de arrepentimiento” entre Rosh Hashana y Yom Kippur. Durante esos “diez días,” cada vez que Maljut recibe estímulos de NHY de Zeir Anpin, y ellos la refuerzan de manera que llegue al estado de “Yom Kippur“.

El despertarnos al estado de Gadlut sólo puede lograrse mediante restricciones ya que sólo gracias a ellas (La Luz de Jojmá [Sabiduría]) podemos sentir cuánto más necesita ser corregido en nosotros para preparar nuestras vasijas espirituales (Kelim). Después de todo, tenemos las vasijas, pero están rotas. Al principio, son evocadas a través de restricciones sin “endulzar,” pero más tarde, la Luz de Jassadim (Misericordia) desciende y las endulza (el estado de enamoramiento).

El endulzar es lo que se considera corrección. Está escrito que el Creador “creó la inclinación al mal, y Él entregó la Torá como una especia”. Añadir especias al deseo egoísta significa endulzarlo a manera de corregirlo y usarlo. Previamente, este deseo era “amargo,” pero si es “condimentado” con la intención de otorgar, entonces es endulzado y puede ser usado y ser satisfecho.

Esto es lo que es llamado “endulzar” el juicio. Juicio es el deseo de recibir auto-gratificación, mientras que endulzar es justo el mismo deseo, pero con la intención de otorgar. Sólo necesitamos reemplazar la intención.

(22727 –  De la cuarta parte de la lección diaria de Cabalá del 6 de octubre 2010 Talmud Eser Sefirot.)

Material Relacionado:

Como prepararse para la revelación del creador

La alegria es el resultado de las buenas acciones

El sabor de la verdad

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: