El espíritu del grupo

Pregunta: ¿Qué es otorgamiento no egoísta hacia el otro? ¿Qué es lo que tengo que otorgar al amigo que no sea el placer egoísta?

Respuesta: No es necesario darle algo material. En tus deseos le ofreces  apoyo para que no olvide avanzar hacia el Creador. Esto es exactamente tu otorgamiento. ¿Qué pueden darse las almas cuando están separadas? Únicamente pueden despertarse unas a las otras y darse ánimos. No es necesario llenar los bolsillos del amigo o su refrigerador. Sólo es necesaria la interconexión correcta y la Luz Superior llenará todas las necesidades.

 Procúrenle al amigo la energía, el compromiso y la alegría que se desprende de esto. Ese es tu deber. Sin esta obligación y ánimo, el grupo no existe. El Creador lo ha creado de tal forma que existimos en un lugar, es decir, en un espacio espiritual, un deseo colectivo de todos los amigos de todo el mundo. Pero eso no significa todavía que seamos un grupo.

 El grupo comienza con la promesa de inspirarse los unos a los otros. Además, no estamos hablando acerca de acciones externas, sino del deseo interior en donde nosotros estamos interconectados. Cada uno transmite a los demás el impulso colectivo y la confianza en el camino y esto es que lo que se llama la garantía mutua.

 Si pierdes la capacidad de inspirar a los otros, significa que estás perforando un hoyo en nuestro bote. “¿Y si me siento cansado, puedo descansar?” Si descansas, entonces no podrás recibir la inspiración de los otros y estarás perforando un hoyo debajo de ti en el bote común y debido a ti, todos los otros se ahogarán.

 O tomas parte en la garantía mutua o no tomas parte. Esta es la forma en que tenemos que fortalecer a nuestras tropas. Todos y cada uno de nosotros debe ver cómo dependemos uno del otro cada vez más. Esto es trabajo práctico. Una persona examina su exigencia de conexión con el grupo día con día. Este es el punto exacto de interconexión que tiene que volverse un fundamente de todas nuestras esperanzas.

 El bote alcanzará el punto de destino y entretanto, nuestro trabajo es conservarnos a salvo de los hoyos y asegurarnos que la certeza de lograr la meta y la consciencia de su importancia se va transmitiendo a los demás. Ciertamente no hay nada más importante que la unidad y la revelación de la fuerza universal de otorgamiento – el Creador, la Luz – entre nosotros.

(22717 – De la primera parte de la lección diaria de Cabalá del 6 de octubre 2010, En todo debemos discernir entre la Luz y el Kli.)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: