En el inicio del camino

Empezamos nuestro camino espiritual una vez que adquirimos un deseo egoísta relativamente grande después de milenios de desarrollo, notablemente más en esta encarnación gracias al punto en el corazón. Por este punto, el deseo de recibir se desarrolla más rápido y de forma más “agresiva”, demandando cada vez más. El punto dirige al deseo en una dirección incierta de manera que levanta su cabeza y aumenta su demanda por este mundo.

El desarrollo en el espacio de este mundo, sin el punto en el corazón, pertenece al deseo de las masas, pero ahora, el impulso espiritual lo está llevando a un lugar totalmente diferente. Continuamos desarrollándonos de forma egoísta, pero nuestro ego ha crecido y ahora desea “devorar” toda la realidad, corporal como también la espiritual.

Con estas dos fuerzas, el hombre empieza su búsqueda espiritual hasta que llega al grupo y encuentra al método de corrección. Si el utiliza este método correctamente estudiando la sabiduría de la Cabalá con la intención de usar el medio ambiente para atraer la Luz, el se embarca en un camino de desarrollo espiritual. En este proceso, el ego del hombre es combinado con su aspiración por otorgar, que se obtiene de medio ambiente. Gradualmente, una demanda crece en su corazón, y la Luz la cultiva.

(24300 – De la primera parte de la lección diaria de Cabalá del 21 de octubre del 2010, Yo soy el Primero y Yo Soy el Último).

Material relacionado:

¿Qué camino tomar?
Una licencia de conducir para controlar la vida
El estimulador: todos los esfuerzos se trasformarán en una recompensa

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: