En el Término Medio, entre el Bien y el Mal

Pregunta: El propósito de la creación es el de sentir al Creador de la misma manera en la que nosotros sentimos a una persona cercana. ¿Realmente es posible sentir al Creador de esta forma?

Respuesta: Nosotros estamos construyendo sentidos espirituales (vasijas) que nos permitirán sentir al Creador con tanta claridad cómo con la que sentimos a un amigo. La habilidad de distinguir la diferencia, la disimilitud entre mí mismo y alguien más, se halla en la propiedad que se forma en mi interior de sentir algo afuera de mí, al Creador.

Yo he sido puesto en un estado tal, que me permita aprender quien soy yo, cómo también que es lo que se encuentra afuera de mi. Toda esta gente no se me ha sido dada para que los utilice egoístamente y para que encuentre un mejor lugar en el mundo. Al contrario, se me ha dado a toda esta gente para que las utilice con un propósito: Yo puedo otorgar hacia ellos, y así yo puedo aprender qué es otorgar.

Yo empiezo a reconocer que la gente tiene su propia realidad separada de la mía, su propósito no es solamente servirme. Yo adquiero todas estas sutilezas de percepción (quién soy yo y quiénes son los demás) y a través de esto yo adquiero la capacidad de sentir al Creador.

De esta manera yo justifico la creación, yo soy creado para que comience a obtener la realidad desde el punto más bajo y miserable (este mundo), que por otro lado, es absolutamente independiente y separado del espacio espiritual. Esto me permite recibir mi independencia, y desde este punto yo comienzo a obtener la realidad.

Yo hago restricciones en este punto cortando mi “Yo” de mí y de los demás, y al final yo me establezco como una entidad independiente, en el “tercio medio de Tifferet”. Aquí es cuando todo se encuentra afuera de mí: el bien, el mal, el Creador, y los seres creados. Mientras tanto, yo me elevo por encima de “mi” y me convierto en un punto libre y suspendido. Después de todo, yo podré balancear todo las fuerzas que me influyen, de tal manera que ellas quedan balanceadas mientras que mi “yo”, estará en el medio, ¡Volando en el aire!

Yo permanezco en el medio absolutamente libre e independiente, porque estas fuerzas que me influyen desde arriba y por debajo se balancean entre sí. ¡Yo hago todo esto! Por lo que yo determino que deseo, mientras estoy en este punto medio libre, la llamada “línea media”, el tercio medio de Tifferet sin inclinarme en ningún sentido. Yo decido que deseo la espiritualidad, al Creador, Quién está afuera de este sistema. Él es la fuente de todo, y lo deseo a Él.

(23607– De la cuarta parte de la lección diaria de Cabalá del 14 de octubre del 2010, “La Enseñanza de la Cabalá y de su Esencia.”)

Material relacionado:

Verdadero Mal

Inteligencia en Acción

El Creador es nuestro alcance más profundo

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: