La alegría es el resultado de las buenas acciones.

Una vez que el punto en el corazón se despierta en las personas, de una manera u otra, ellas vienen a la Cabalá. La Cabalá explica cómo darnos cuenta de que este punto es el fundamento del deseo de disfrutar, de cómo construir la pantalla y la intención sobre el deseo,  y de cómo regocijarse a un nuevo nivel. La alegría viene de mi capacidad de otorgamiento y de identificarme a mí mismo con la Fuerza Superior primordial, que crea el deseo y planta en él el punto, con la ayuda del cual yo puedo emerger por encima del deseo y fundirme con la Fuerza Superior.

La criatura, la cual consiste de deseo y del punto de añoranza por el Creador, hace correcciones y es por eso que desarrolla este punto a tal punto que se convierte en pantalla. Encima de esta pantalla, ella es capaz de otorgar al Creador, la Luz, así como la Luz y El Creador le otorgan a la criatura, y esto brinda felicidad.

Entonces, en este estado, la criatura ve que es lo más correcto en un momento determinado: para llenar o vaciar su deseo. El estado que experimenta en el deseo debe siempre proveer una base verdadera para examinar si este vive en otorgamiento o no.

Si con el fin de desprenderse de sí misma, la criatura siente dolor en su deseo de disfrutar, entonces ella sufre, pero si por encima del dolor,  este deseo existe en otorgamiento, entonces ella lo disfruta. Y si esta alcanza un estado donde puede disfrutar en sus deseos mientras no se satisface para su propio bienestar (pues esto toma lugar después de todas las restricciones y la Luz existe, cuando la criatura comienza a llenarse ella misma para así aumentar su felicidad por encima de la pantalla), entonces la criatura se alegra de haber sido capaz de satisfacer al Creador.

Cuando nosotros alcanzamos “Simjat Torá” (La Alegría de La Torá), esto significa que sabemos cómo usar la Luz que Reforma para mantenernos siempre en otorgamiento, alegres, significando esto “en otorgamiento por el bien de otorgar” o hasta “en recepción por el bien de otorgar”. Entonces la alegría vendrá de hecho, como está escrito: “La alegría es la reflexión de las buenas acciones”. Las buenas acciones son las acciones de otorgamiento en dos entradas, dos partes de mi alma: GE (Galgalta Eynaim) y AJaP.

(22345) Extraído de la lección diaria de Cábala del 29 de septiembre, Shlavei Hasulam, Articulo 25, 1991.)

Material Relacionado:

Como convertir la tristeza en alegría

Una paradoja del dar

La alegría es una señal de otorgamiento.

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta