La constante y la variable en la ecuación de la Garantía Mutua

Pregunta: ¿Puedo atravesar los adornos externos y conectarme a los puntos en los corazones de mis amigos, a su vacío interno, que tal vez ellos aun no sienten?
Respuesta: ¡Sí! Comienza a usar la fuerza de la garantía mutua porque el sistema ya está ahí. Si una persona logar abrirlo por incluso un instante, ¡es su logro!
El mismo sistema existe entre nosotros y el Creador, pero no nos permite llegar a Él. Una vez que nos dirigimos al Creador, no hay “marcha atrás”: El mínimo umbral para entrar al sistema se eleva en la medida en que lo abrimos. Por ejemplo, manifiesto 10% de este, así que ahora no hay forma de regresar, sólo hacia adelante porque el Creador es constante, y el contacto con Él sólo puede ser construido en base a avanzar. Si elevo la medida al 15%, esta se convierte en mi mínimo.

Por esta causa por ahora podemos “jugar” a la garantía mutua no en relación con el Creador, sino sólo en relación con el grupo donde no hay problemas con ascensos y descensos y donde no es necesario que seamos constantes. En esto, el sistema de las almas difiere del Creador mismo. Él está presente en este, pero ocultándose dentro del grupo, Él me permite “hacer desorden” por el momento, saltar arriba y abajo mientras sin embargo avanzo. Y cuando llegue a una dirección constante sólo hacia Él, Él se me revelará.

(23411  – De la lección diaria de Cabalá del 8 de octubre 2010, El Arvut.)

Material Relacionado:

El grupo: una estructura y una conexión

Todos nosotros garantizamos los unos por los otros

El espíritu del grupo

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta