La ganancia mayor.

Hemos alcanzado el estado en donde podemos obtener la garantía mutua, ahora sólo necesitamos trabajar más duro. Puede resultar de provecho imaginar en detalle cuanto perderíamos si no la alcanzamos. Imaginen que no fuésemos capaces de convertir la Convención de noviembre en algo que tan sólo un festival colorido y no pudiéramos integrar el punto de unidad en este acto.  ¿Qué es lo que nos sucederá si realmente no avanzamos?

Hemos decidido que debemos alcanzar la unidad este año, y necesitamos recordarlo, todo el tiempo mientras nos preparamos para la convención. No habrá problema de alcanzar la unidad si es que todos nosotros actuamos en forma seria sobre esto. Gente que es menos avanzada que nosotros es capaz de hacerlo.

Nuestro grupo ha pasado por una preparación seria. Nos encontramos enfrentando una barrera psicológica. El gran problema es que no podemos imaginar esta noción, esta meta. Tenemos que constantemente pensar en la perdida en relación a la ganancia y entonces nuestra actual perdida se volverá más obvia.

Ya estamos conectados en el sistema común, necesitamos tan sólo revelarlo desde nuestro estado. A parte de esta revelación relativa, nada más sucede. ¡Todo ya se encuentra ahí! También es relevante para el mundo entero, pero nosotros tenemos más interés, porque hemos pasado a través de una gran cantidad de preparación.

El sistema espiritual se ha vuelto más cercano a nosotros; lo hemos atraído y jalado hacia nosotros. Ya ha empezado a “surgir” desde la profundidad y está más cerca de nosotros. Ahora sólo necesitamos trabajar más duro para revelarlo. Será mucho más fácil trabajar después de la primera revelación. La parte más dura es elevarse al primer grado.

 (23800 –  De la lección diaria de Cabalá del 8 de octubre del 2010, “De mi Carne Conoceré a Dios”)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: