La Saga familiar en Diez Sefirot.

Pregunta: ¿Podría explicar, en palabras generales, qué es lo que estudiamos en el Talmund Eser Sefirot (TES), Parte 15? Yo no entiendo nada de esto.

Respuesta: La parte 15 del TES tiene cómo título, La Construcción de Nukva. Primero, Nukva fue creada y luego despedazada y ahora nosotros estudiamos como reconstruirla, es decir, en qué orden recogemos las piezas; y cómo por medio de las fuerzas colocamos las piezas juntas en una estructura correcta.

Por consiguiente, el capitulo es denominado, La Construcción de Nukva. El autor nos dice así, “¿Tú deseas reconstruirla?” ¡Por favor, sigue adelante! Pero ten presente que tú debes aprender cómo trabajar con su sustancia. Se resistirá. Sus partes dependen entre si y todas ellas tienen su propia personalidad.

Sin embargo, ¿Cómo consigo todo lo que yo necesito para “construir a la Nukva” (mi alma)? Ciertamente yo no tengo nada. Si empiezo a indagar, empiezo a ver una solución. Resulta que existen participantes Superiores en el proceso de construcción, Padre y Madre (Aba ve Ima), de los que toda la Luz y Fuerza de la Sabiduría descienden. Aún no recibirás de ellos, pero sí de los escalones espirituales cercanos a ti. Ellos te entregarán a ti la Luz de Jassadim (misericorida), fuerza; y la Luz de Jojmá (sabiduría), conocimiento.

Tú debes conocerlas, para que la relación que establezcas con ellas te permita construir por ti mismo como ellas lo hicieron. Después de todo, en el presente, no tienes forma, sólo posees materia en bruto. Sin embargo, cuando tú empiezas a construir tu relación con ellas, desde ese contacto tú empiezas a adquirir formas como una impresión de un sello. Estas formas que tú adquieres por tu cuenta, es lo que se denomina, La Construcción de Nukva.

Baal HaSulam lo describe en un lenguaje expresivo, explicando como el sistema espiritual se relaciona contigo. Él te trae en contacto con el mundo espiritual, que gradualmente descubres delante de tuyo.

¡Tú debes anhelar su revelación! Cuando empiece a revelarse, tú verás la similitud con la manera que en nuestro mundo conocemos a nuestra familia, tú padre, madre, abuela, abuelo, hermanos y hermanas. Tú entras una familia donde todos tienen su propia personalidad y status, relaciones, y problemas. Tú debes ingresar dentro de esta familia y volverte parte de ella, y luego tú recibirás tu forma definitiva.

Es un retrato humano y vivido. Gradualmente se vuelve muy fácil de entender como si estuvieses aprendiendo, sus leyes y psicología interna, de la vida misma. La parte más difícil es el primer contacto. Hasta que tú no “habras la puerta y entres a la casa” estás perdido en tus intentos de adivinar qué es lo que hay adentro. Sin embargo, una vez que tú entras, empiezas a acostumbrarte.

(23089– De la tercera parte de la lección diaria de Cabalá del 10 de octubre del 2010, Talmud Eser Sefirot.)

Material Relacionado:

Son las mismas diez sefirot en todas partes

Las almas son las conexiones entre los deseos

Los tiempos en que uno podía dejarse llevar por la corriente de la vida han quedado atrás

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: